Estatuto de la Oposición: más tilín que paletas, por ahora

Por: Julián Huertas

El estatuto de la oposición cumplió seis meses funcionando, pero hasta ahora ha sido más tilín que paletas, pues de los derechos que crea para la oposición, ésta solo pudo usar algunos que le han funcionado para equilibrar los poderes dentro del Congreso, pero que poco la han visibilizado, pues no se han aplicado los derechos que están relacionados con su presencia en televisión y radio.

Eso, sobre todo, porque solo hasta  el 14 de diciembre, dos días antes de que terminara el semestre legislativo, el Consejo Nacional Electoral publicó la resolución que reglamenta el estatuto y que le dará a la oposición el chance de tener más visibilidad y de garantizar que se aplique el Estatuto en su totalidad.

Este año, ya con resolución lista, y elecciones locales en octubre, los cambios que trajo el Estatuto seguramente tendrán efectos más claros.

Lo demorado, por el CNE

El Estatuto definió que varios de los derechos que crea para la oposición dependen de cómo los reglamente el Consejo Nacional Electoral. Pero cuando empezó a regir, el 20 de julio, el CNE anterior estaba terminando su período y solo hasta que el nuevo grupo de magistrados se instaló, a comienzos de septiembre, empezó a definir cómo lo iba a reglamentar.

Eso dejó en el aire tres puntos que para la oposición eran claves.

La respuesta a la alocución presidencial le permite a los partidos que se declaren en oposición controvertir al Presidente, 48 horas después y en un espacio similar en radio y televisión. Lo pueden hacer máximo tres veces en cada periodo legislativo, que va de julio a julio.

Después de la alocución que hizo el presidente Iván Duque en noviembre, sobre las protestas de los estudiantes y en medio del debate de control político al fiscal Néstor Humberto Martínez, la oposición quiso controvertir, pero no pudo por falta de reglamentación.

El dinero adicional que reciben por declararse en oposición, un 5 por ciento adicional de la financiación pública de todos los partidos -que se distribuye según sus votos – quedó en el presupuesto de este año pero hasta hoy no se los han girado.

Esto porque solo con la resolución del CNE quedó definido en detalle cómo repartir ese dinero y, según el director del Polo Democrático, Gustavo Triana, el giro probablemente se va a demorar porque les han exigido explicar en qué van a gastarlo.

El derecho a 30 minutos adicionales mensuales en la franja de mayor sintonía en radio y televisión, tampoco lo pudieron usar, pues el CNE lo debía reglamentar. Ese tiempo se suma al que tienen todos los partidos para contar qué están haciendo en el Congreso y hacer propaganda.

Y esa demora del CNE se debió según le dijo a La Silla el magistrado uribista, Pedro Felipe Gutiérrez, a que el Ministerio de Hacienda no había definido, y que todavía no se ha definido, de dónde iba a salir el dinero para pagarle a los canales de televisión y de radio esos espacios, pero que de todos modos cumplieron con la resolución del reglamento.

Y según el magistrado de Cambio Radical, Jorge Rozo. “ésa fue de las primeras cosas que estudiamos llegando nosotros al CNE. La demora fue que ese tema era bien complicado y tuvo mucha discusión.”

La Procuraduría y la Defensoría, lo que está arrancando

Una de las formas como el estatuto debe garantizar la participación política de los partidos es garantizando su protección y por eso obliga a que el Procurador y el Defensor del Pueblo presenten informes semestrales a la Cámara y al Senado, contando si se han cumplido esos derechos y el estado de las garantías de seguridad de los miembros de la oposición.

En el semestre pasado ninguno de los dos lo hizo.

La Procuraduría le explicó a La Silla que están preparando el informe que pide el estatuto y lo presentarán en agosto, pero que mientras tanto, exigirán a los funcionarios públicos que se respete el Estatuto. Además, un funcionario explicó off the record que están trabajando en él.

Y el Defensor, Carlos Negret, le explicó a La Silla que presentarán el informe el siguiente periodo legislativo y que en el primero no se hizo porque: “el primer periodo de sesiones ordinarias del Congreso en que estuvo vigente dicha ley concluyó el 16 de diciembre y solo a partir de esa fecha podía empezarse a realizar tal informe”.

Lo que depende más del Congreso, lo que sí se usó

Hubo elementos que otorgó el estatuto que sí utilizó la oposición, sobre todo los que dependen del Congreso.

(La fórmula que quedó en segundo lugar en elecciones presidenciales, Gustavo Petro y Ángela María Robledo, son Senador y Representante no gracias al Estatuto sino al Acto Legislativo 02 de 2015).

La oposición hizo que se respetara el hecho de que la segunda vicepresidencia, tanto de Senado como de Cámara, se le debía entregar a la oposición. Pues aunque en el pasado ese era un espacio para los partidos minoritarios, en muchos casos acabaron en la mesa directiva miembros de partidos pequeños pero que hacían parte de la coalición de Gobierno.

Asimismo, han participado en la conformación de la agenda de las corporaciones. Pues tienen el derecho de poner tres veces en un periodo algún proyecto que ellos quieran de primero en el orden del día.

Así lo hicieron con el debate de control político al fiscal Martínez en el Senado. Con ese derecho lo pusieron de primero.

Y en el caso de la Cámara no han visto la necesidad de utilizar ese recurso.

También hicieron que se cumpliera la sesión exclusiva que tienen los partidos de oposición con el Gobierno para discutir el presupuesto nacional.

Esta sesión se cumplió pero, según un congresista verde con el que hablamos, lo hicieron muy tarde, pues exigieron que se hiciera faltando pocos días para que llegara a su último debate el presupuesto.

Nos dimos cuenta muy tarde que teníamos ese recurso y a la larga no pudimos cambiarle nada al presupuesto porque ya todo estaba discutido, fue más un saludo a la bandera que otra cosa”, explicó el congresista.

Además, también tienen el derecho a esa reunión para discutir el Plan Nacional de Desarrollo y según ese mismo congresistas, el semestre entrante pedirán esa reunión en un momento en  el que la oposición pueda influir mucho más.

Otras cosas por fuera del Congreso también han funcionado.

Una es que han hecho que se cumpla el derecho al acceso a la información pública de forma rápida. “Esto es algo que yo he exigido con el estatuto y me han respondido derechos de petición en menos de 5 días”, le contó a La Silla el representante a la Cámara por Bogotá, Mauricio Toro.

Otra es su presencia en la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores del Presidente, que en el pasado eso nunca había ocurrido.

Aunque el estatuto explica que debe ser un hombre y una mujer de la comisión segunda de Senado, que deben intercalar su presencia en la comisión- que rara vez se convoca-, en esa Comisión del Senado la oposición solo tiene hombres, por lo que solo llegó a la Comisión Asesora el senador verde Antonio Sanguino.

Lo que viene

Se espera que con la reglamentación hecha, el Estatuto pueda despegar mucho más de lo que lo hizo el semestre pasado, lo que llevará a que posiblemente la oposición vaya a visibilizarse mucho más.

Esto, de entrada, llevará a que haya disputas dentro de los partidos de oposición, pues a pesar de que han tratado de organizarse y se han mostrado unidos contra el Gobierno Duque, las elecciones locales pueden ir enfriando esa buena relación que han tenido.

Y como los  partidos de oposición se mueven mucho más por la opinión, los  espacios en televisión y radio, que tendrán que repartirse, serán fundamentales para catapultarse electoralmente, por lo que allí también habrá disputa.

Además, hay un compás de espera frente a la situación  del movimiento  Colombia Humana del senador Gustavo Petro, pues si recibe la personería jurídica podría meterse entre esos partidos y recibir esos beneficios, lo que enfrentaría a la oposición una vez más por quién se lleva los réditos políticos.


Publicado en La Silla Vacía

[PODCAST] Grabación rebela alianzas electorales del Centro Democrático en el Tolima

 

El Centro Democrático hará hasta lo imposible para dar con el militante que grabó y filtró la reunión del directorio político donde dejaron al descubierto las eventuales alianzas del Uribismo en la región para las elecciones.

Dirigentes políticos locales piden que se analice el contenido y los mensajes abiertos expuestos por los participantes en la conversación, donde la Senadora Paloma Valencia invita a Carlos Edward Osorio a hacer parte del proceso electoral desconociendo a otros militantes que llevan más tiempo esperando esa oportunidad.

Ambientes distópicos: (Em)poder(ados)

Ambientes distópicos: (Em)poder(ados)

La primera vez que leí la palabra empoderar tuve una pequeña desazón: no lograba comprender muy bien su sentido y su lectura no me generaba empatía. Desde la época escolar sólo había estado relacionado con la palabra poder –de la que ya tenía una construcción semántica que me garantizaba legibilidad en su uso- y la irrupción de esta nueva palabra, me hizo arañar esfuerzos de compresión que muchas veces no fructificaron. De hecho, llegué a considerar que se debería hacer una campaña para evitar su uso; campaña que se convirtió en enojos airados cuando escuchaba o leía esta palabreja.

Posteriormente pude constatar que esa palabra, en su acepción actual proviene del vocablo inglés empower –como lo reconoce el diccionario de la RAE- y de esta lengua recoge su sentido (empowerment) de reivindicación y de tener autoridad para tomar decisiones o para actuar.

Y en este punto me gustaría detenerme un poco, ya que siento que en nuestras relaciones diarias se presentan malcomprensiones con los usos (y abusos) de la palabra “poder”, las cuales no están alejadas de las semantizaciones que se generan al usar la palabra “empoderar”; y también, por la confusa relación que heredamos de las “posibles” manifestaciones del poder y de nuestra particular manera de relacionarnos con él, que hace que unas personas piensen con estulticia y malquerencia, por ejemplo, que todos los que asumen cargos de dirección lo hacen porque “están detrás del poder”, olvidando que estos cargos de dirección casi nunca se quieren asumir, precisamente, por el temor que produce la sola idea de tomar una decisión o de simplemente organizar o liderar.

Del poder todos hablan pero pocos saben como ejercerlo. Queremos que el poder se manifieste sin desvaríos, pero sólo en los casos en los que las decisiones que se tomen sean cercanas a las ideologías que defendemos. Si no es así, se trata por todos los medios posibles (esa contradictoria idea de juntar “todos los medios de lucha”) de hacer ver –o expresar siguiendo lo que nos propone la ya vieja idea de la posverdad- que el que ejerce el poder lo hace, sólo para denostar mi postura, para acallar y destruir las posibles relaciones que se dan entre un grupo de personas, en una institución, en un país.

También es cierto que, en algunos casos, el sólo ejercicio del poder –esa toma presuntiva de decisiones- lleva (lo podemos decir así) a empoderar al que lo ejerce, tornándolo un déspota, puesto que se piensa que estar en el poder es acumular ventajas y privilegios particulares y egocéntricos, pero no dirigir o agenciar. De ahí que también nos hemos acostumbrado a frases del tipo “el que manda manda, aunque mande mal”. Este tipo de ejercicio que se presenta cuando el que detenta el poder lo usa para la búsqueda de ventajas y privilegios, es el más nocivo que podamos conocer, puesto que socava la estructura de confianza en la que se basa nuestra cohesión como comunidad.

Lo que debemos pensar es que el poder es una facultad que nos permite adquirir conocimientos sobre las relaciones que se derivan del rol que estoy ejerciendo, ya sea este como ser humano, hijo, hermano, padre, profesor, secretario, rector, juez, presidente o fiscal, para no dejar por fuera de nuestra atención, la perversa defraudación a nuestra confianza que se nos presenta con las innombrables acciones que rodean al “actual Fiscal General”.

Y es con los conocimientos adquiridos que se puede, en lo más profundo de mi individualidad, considerar las opciones y posibilidades que emergen de las facultades dadas, discernir y así tomar una decisión. Es importante tener presente que las facultades que nos son confiadas, pueden ser usadas positiva o negativamente, como cuando se decide con autoritarismos; y que el conocimiento que adquirimos en cada uno de los roles que ejercemos, nos permiten crear los criterios necesarios para cuidar de nuestras acciones.

Hay que sacudirnos de la corrupción (semántica) que se ha instaurado en la palabra poder, y volcar en ella el sentido de la responsabilidad, ya que el poder sólo es poder cuando se ejerce, y en su ejercicio, se debe buscar siempre la impecabilidad de nuestras acciones. Si somos responsables de nuestra acciones, tendremos el “poder” y por tanto, las facultades necesarias, para hacer las exigencias que se requieran, exigencias que en un país como Colombia, son muchas.

Entre radicalismos, polarización y violencias, contienda electoral en Brasil

Entre radicalismos, polarización y violencias, contienda electoral en Brasil

El 28 de octubre se llevará a cabo la segunda vuelta electoral en Brasil y, mientras tanto, miles de personas se atacan entre sí, debido a los radicalismos y a la polarización exacerbada por parte de ciertos sectores de la sociedad civil. Mujeres, afrodescendientes, artistas, comunidad del LGTBI, entre otros, han sido víctimas de ataques, golpes y asesinatos despiadados y, en todo, irracionales y perversos.

Cabe preguntarse ¿qué ha hecho despertar las pasiones más viscerales e intolerantes de los sufragantes en Brasil? Un contexto de crisis política y económica y la exacerbación de temores, miedos y deseos relacionados con las memorias de las dictaduras en el país permiten vislumbrar las violencias emergentes en las elecciones. Sumado a esto, el perfil de los candidatos -profundamente contrarios entre si- no da pie para moderar las pasiones, sino todo lo contrario, las alimentan.

De acuerdo a la ficha de los candidatos ofrecida por el periódico brasilero Folha de S.Pablo, Jair Bolsonaro estudió educación física y fue un militar que alcanzó el grado de capitán en el Ejército. Este candidato nació en Campinas, San Pablo y ha sido uno de los representantes más conservadores de la sociedad brasileña.

Adicional a esto, Bolsonario aprueba la dictadura como gobierno político ideal y siente nostalgia de la dictadura militar que se dio durante 1964 y 1985. Cabe mencionar que este candidato se ha destacado por sus discursos basados en sentimientos y pensamientos homofóbicos en pro de la idea tradicional de familia, racistas, machistas y antidemocráticos –pues la democracia según él no permite resolver los problemas nacionales-.

Dichos valores entonces se perfilan como la base política de este candidato del Partido Social Liberal (PSL). Algunas de las propuestas de Bolsonaro según el periódico de Brasil Estadão han sido polémicas, conservadoras y basadas en la liberalización económica:

Economía:

  • Dejar de lado al comunismo y al socialismo y ser partícipes activos del libre mercado.
  • Reducir en un 20% el volumen de la deuda pública a través de privatizaciones, concesiones, venta de propiedades inmobiliarias de la Unión.
  • Eliminar el déficit público primario en el primer año de gobierno y convertirlo en superávit en el segundo año.
  • Crear el Ministerio de Economía, que abarcará funciones hoy desempeñadas por los Ministerios de Hacienda, Planificación e Industria y Comercio.

Educación:

  • No admitir ideología de género en las escuelas.
  • Incluir en el currículo escolar las disciplinas de educación moral y cívica (EMC) y organización social y política brasileña (OSPB), que eran enseñadas durante la dictadura militar.
  • Proponer la disminución del porcentaje de vacantes para cuotas raciales. Defiende cuota social.
  • Ampliar el número de escuelas militares, cerrando alianzas con las redes municipales y estatales. En dos años, tener un colegio militar en cada capital. Hacer el mayor colegio militar del país en São Paulo, en el Campo de Marte.

Seguridad:

  • Reformular el Estatuto del Desarme: defiende el derecho a la posesión de armas de fuego por todos.
  • Defiende cambio en el código penal para establecer la legítima defensa de hecho.
  • Apoyar penas duras para crímenes de violación, incluyendo castración química voluntaria a cambio de la reducción de la pena.
  • Tipificar como terrorismo las invasiones de propiedades rurales y urbanas en el territorio brasileño.

Medio ambiente:

  • Defiende que Brasil deje el Acuerdo de París sobre el clima, así como los Estados Unidos de Donald Trump.
  • Fundir los Ministerios de Agricultura y Medio Ambiente.
  • Viabilidad de permitir la deforestación en la Amazonía.

Política Exterior:

  • Hacer negocios con todo el mundo, sin sesgo ideológico. Dar prioridad a las relaciones comerciales con naciones como Israel, no con Venezuela.
  • Revocar la ley de inmigración y hacer campo de refugiados, para lidiar con la migración de venezolanos hacia Brasil.
  • Pretende cambiar la embajada brasileña en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, como hizo el presidente de Estados Unidos Donald Trump y cerrar la Embajada de la Autoridad Palestina en Brasil.
brasil

Imagen tomada de infobae.com

Por otro lado, el candidato por el Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Habbad es hijo de inmigrantes libaneses. De acuerdo al periódico Folha de S.Pablo, Habbad es abogado de la Universidad de San Pablo, hizo un magister en Economía y un doctorado en Filosofía de la misma universidad. Y actualmente es profesor del departamento de Ciencia Política de su alma máter. Adicionalmente, Habbad fue alcalde de San Pablo desde 2013 hasta el 2017, lo que le da un perfil basado en la experiencia política y administrativa.

Según el periódico de Brasil Estadão, el programa de este candidato retoma programas sociales y políticas que promueven la igualdad de género, la superación de la pobreza, el incremento de la participación política popular y el crecimiento económico. Pero vale la pena revisar algunas de sus propuestas para entender esta posición:

Economía:

  • Implementar medidas de emergencia para salir de la crisis. Entre ellas, crear el programa Meu Emprego de Novo, retomar 2,8 mil obras paralizadas y el Programa Minha Casa Minha Vida, y crear líneas de crédito con intereses y plazo accesibles con foco en las familias.
  • Crear la Política Nacional de Desarrollo Regional y Territorial, para interiorizar la actividad económica.
  • Estimular la reindustrialización. Para ello, los bancos públicos deben desempeñar un papel importante en la financiación de la industria.
  • Adoptar reglas para controlar la entrada de capital especulativo en Brasil e inhibir la volatilidad del cambio.

Educación:

  • Ampliar las matrículas en la enseñanza superior y en las enseñanzas técnica y profesional.
  • Realizar anualmente una Prueba Nacional para Ingreso en la Carrera Docente en la red pública de educación básica.
  • Refinanciar las deudas de estudiantes del Fies.
  • En contraposición a la Escuela Sin Partido, crear la Escuela con Ciencia y Cultura, para valorar la diversidad.

Seguridad:

  • Mejorar la política de control de armas y municiones, reforzando su rastreo.
  • Cambiar la política de drogas. Al mismo tiempo, prevenir el uso de drogas.
  • Reanudar inversiones en las Fuerzas Armadas.
  • El Ministerio de Defensa volverá a ser ocupado por un civil.

Medio ambiente:

  • Preservar y proteger los recursos naturales.

Política Exterior

  • Fortalecer Mercosur, Unasur, BRICS y Foro de Diálogo India, Brasil y Sudáfrica (IBAS).
  • Reanudar la política exterior de integración latinoamericana y la cooperación Sur-Sur (especialmente con África) en las áreas de salud, educación, seguridad alimentaria.
  • Fortalecer instrumentos de financiamiento del desarrollo, como FOCEM, Banco del Sur y Nuevo Banco de Desarrollo (NBD).
  • Apoyar el multilateralismo, la búsqueda de soluciones por el diálogo y el repudio a la intervención y a las soluciones de fuerza.

Estas propuestas nos permiten entender que Jair Bolsonaro fomenta el incremento de la inequidad en Brasil, la privatización y libre mercado, el deterioro desmedido del medio ambiente, el uso de la violencia legítima por parte de la sociedad civil y una educación basada en la invención conservadora sobre la ideología de género, el mantenimiento de la familia convencional y la enseñanza a los niños basada en ideas militares. Además, no se puede dejar de lado que este candidato promueve la necesidad de una dictadura.

Desde otra perspectiva, las propuestas de Fernando Habbad muestran que este candidato tiene una posición más moderada, que busca una mejora de la economía a través del impulso de la industrialización y de programas sociales que generen posibilidades socioeconómicas a las poblaciones vulnerables en Brasil.

También, el candidato busca el fortalecimiento de la fuerza pública, con el fin de generar seguridad y trabajar en programas de precaución sobre el uso de las armas y el consumo de drogas. Sumado a esto, hay un interés por trabajar en el fortalecimiento de las relaciones con la región. Y su programa educativo se centra en el desarrollo intelectual, científico y cultural de los estudiantes.

En este sentido, hay, por un lado, una posición política conservadora que defiende la economía neoliberal y la visión militarista, y, por el otro, una postura política progresista con perspectiva económica liberal pero precavida, que tiende a la inclusión y al diálogo.

Bajo estas posiciones y en el marco de la segunda vuelta, la violencia en Brasil ha incrementado, puesto que se han registrado más de 50 hechos violentos en contra (mayoritariamente) de simpatizantes del PT después de los resultados de la primera vuelta.

Así mismo, la polarización del país se ha radicalizado a tal punto que es imposible hablar entre electores con opiniones distintas, debido a que los ataques y asesinatos son la primera alternativa para eliminar las diferencias políticas. Lamentablemente, los principales promotores de estos hechos violentos, fanáticos e intransigentes son los sufragrantes, ya que son ellos los que se están atacando verbal y físicamente.

Un asunto central respecto a esta coyuntura política es que las pasiones, sentires y pensamientos radicales están llevando a Brasil a repetir su historia, pues según el Instituto Brasilero de Opinión Pública y Estadística (Ibope), Bolsonario cuenta con una intención de voto del 59% frente a Habbad que tiene el 41%. ¿Serán éstas otras elecciones en América Latina y el mundo que reafirmarán el ascenso de la extrema derecha al poder y, con ello, el olvido sistemático de la podredumbre y desolación que han dejado las violencias, destrucciones y desangramientos?

Lo bueno, lo malo y lo feo de la Reforma a la Justicia

Lo bueno, lo malo y lo feo de la Reforma a la Justicia

Colombia lleva 16 años intentando hacer una reforma a la justicia, necesaria por supuesto, pero hasta el momento sigue siendo un reto en el que han fracasado ocho ministros y dos presidentes. La Pipa.co le cuenta lo bueno, lo malo y lo feo de la reforma que presenta el gobierno Duque para solventar los graves problemas en la rama judicial.

Este proyecto estuvo a cargo de las ministras Nancy Patricia Gutiérrez , del MinInterior y Gloria María Borrero, MinJusticia, quien finalmente radicó el proyecto de reforma que al parecer, para este gobierno tiene buenas expectativas ya que hay consenso sobre la necesidad de reformar la administración de justicia como un asunto prioritario e inaplazable.

La congestión en juzgados y tribunales, la morosidad en las sediciones judiciales, la impunidad provocada por el principio de oportunidad y por los  beneficios y rebajas de penas, la grave crisis carcelaria y hasta el aumento de casos de corrupción en distintos niveles de la rama judicial como el “cartel de la toga”, todo esto ha generado el ambiente de consenso y urgencia de una reforma a la justicia.

Lo Bueno

  • No más favores burocráticos de los magistrados de las distintas cortes. Esta medida responde al escándalo del “cartel de la toga”, así pues quedan prohibidas las recomendaciones a personas para ser nombradas o contratadas por el Gobierno Nacional, la Fiscalía General de la Nación o los órganos de control.

Quien incurra en esta falta será destituido de su cargo.

  • Fin a las funciones electorales de las Altas Cortes. Ya que las funciones electorales contribuyen a la politización de la justicia y al aumento del clientelismo, esta reforma busca eliminar esta facultad de las Altas Cortes para elegir al Procurador, el Auditor y el Registrador nacional, con excepción del Fiscal General de la Nación ya que hace parte de la Rama Judicial, allí sigue siendo la Corte suprema quien elige.

Para los cargos anteriores de propone que el Congreso de la República por convocatoria pública hagan la respectiva elección. Sin embargo, hay reparos sobre entregar todo ese poder a la clase política mayoritaria en el legislativo y hasta dónde estas facultades electorales ponen en riesgo el equilibrio institucional que necesita el Estado.

  • Nuevos organismos. Elevar a rango constitucional a la Comisión Interinstitucional de la Ley Estatutaria de Administración de Justicia, también se propone crear una nueva instancia para este organismo: la Dirección General de la Rama Judicial, conformada por un Consejo Directivo y un gerente.

Finalmente se propone crear la Comisión de Carrera Judicial, para que este asunto no quede en manos del órgano de gobierno judicial. Pero será necesario complementar esa medida con la propuesta de Cambio Radical de crear el Colegio Nacional de Abogados.

Esta nueva entidad (la Comisión Interinstirucional de la Ley Estatutaria de Administración de Justicia) conformada por los presidentes de las Cortes, el Fiscal General y representantes de los trabajadores de la rama. Atendería los problemas que ocasionó la sentencia de la Corte Constitucional C-285 de 2016 que revivió de manera parcial el Consejo Superior de la Judicatura por considerar que esta medida había excedido los poderes del Congreso.

No obstante, constitucionalizar la Comisión Interinstitucional no parece una buena medida en tanto restaría flexibilidad y eficacia a este organismo, que de por sí ya tiene problemas de representatividad o no presencia de actores importantes como magistrados de tribunales y jueces.

  • Eliminar bloqueos institucionales. Como el que ocurre actualmente en la Corte Suprema de Justicia para la elección de magistrados de las salas especiales de primera instancia. De esta manera, estima que las elecciones a cargo de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado se realizarán por mayoría calificada. Si al cabo de 15 días no se obtiene dicha mayoría, la elección se hará por mayoría simple.En caso de no obtenerse una mayoría simple, la Sala de Gobierno de la respectiva Corporación hará la designación. Y el quórum y las mayorías se calcularán sobre el número de magistrados en ejercicio del cargo.

Por último, tampoco es conveniente que el Fiscal haga parte del órgano de gobierno de la rama judicial. Una cosa es una comisión interinstitucional para coordinar acciones entre los distintos entes, y otra distinta es un órgano de gobierno.

  • Los jueces de control de garantías puedan dictar sentencia de fondo en casos de aceptación de cargos, si bien esto debe ser debatido con los distintos actores del proceso penal porque algunos penalistas la consideran una medida inconveniente.
  • Las Cortes solo puedan comunicar sus sentencias con el texto definitivo, y no con “comunicados de prensa” sin mayor contenido jurídico, como sucede hoy.
  • Finalmente, la reforma fija una tasa mínima de crecimiento del presupuesto de la rama judicial, que el Congreso deberá respetar. Aunque la medida es positiva, esa inflexibilidad puede resultar complicada en “épocas de vacas flacas”.

Lo malo

  • Requisitos y restricciones innecesarias. La reforma establece una inhabilidad a magistrados de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado para litigar de manera directa o indirecta ante la jurisdicción en la que ejercieron su magistratura de cuatro años.
  • Académicos y litigantes, por fuera de las magistraturas. Para ser Magistrado de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado el proyecto pone como requisito adicional que los candidatos hayan ejercido como jueces o magistrados mínimo cinco años.

Esta experiencia se sumaría a una carrera profesional que debe acreditar 20 años en ejercicio. El requisito causará polémica porque impedirá que académicos o abogados litigantes puedan llegar a ser magistrados de las altas cortes.

  • Fiscal general de bolsillo. Se pide que el Presidente recién posesionado envíe una terna a la Corte Suprema de Justicia a más tardar el 15 de agosto. De allí, la Corte Suprema de Justicia tendría un mes para elegir al fiscal, en caso de que no se produzca la elección, será el presidente el que lo designe.

Sin embargo, para el presente proyecto de reforma, se estima que las faltas absolutas del cargo del Fiscal General de la Nación las supla exclusivamente la Corte Suprema de Justicia. Y en caso de impedimentos del jefe de la Fiscalía, la Corte Suprema designará un fiscal ad hoc entre los dos candidatos de la terna que no hayan sido elegidos.

Lo feo

  • Restricciones a la acción de Tutela. Se restringe la tutela en términos de quién puede presentarla, dónde puede hacerlo y hasta cuándo puede hacerlo. Además, se establece que una ley reglamentará las tutelas contra providencias judiciales, cosa que ya ha sido plenamente regulada por la jurisprudencia.

También se establece que la Tutela solo podría usarse cuando el afectado no disponga de otro medio de defensa judicial o para evitar un perjuicio irremediable. Y se establece que una ley deberá decir en qué casos procede contra particulares encargados de la prestación de un servicio público o cuya conducta afecte grave y directamente el interés colectivo.

  • Una vez más se introduce la posibilidad de que abogados litigantes o notarios puedan ejercer funciones judiciales. Esa es una medida inconveniente de privatización de la justicia que no resolverá los problemas de congestión judicial y sí traerá muchos conflictos de interés.
  • Los temas sin solución. El proyecto de reforma presentado atiende los temas polémicos que son parte de la agenda mediática, sin embargo quedan por fuera acciones contundentes para solventar otros aspectos como:

-El difícil acceso a la justicia, la congestión judicial, la mora en los trámites, la efectividad insuficiente de las sentencias y la desequilibrada oferta judicial en el territorio.

 

 

 

[Con información de Razónpública.com]