Los memes que dejó el desolado “sepelio de Ibagué”

Los memes que dejó el desolado “sepelio de Ibagué”

WhatsApp Image 2018-12-03 at 13.48.15

El pasado 3 de diciembre, los sectores empresariales y políticos que le hacen oposición a la administración de Guillermo Alfonso Jaramillo programaron un plantón por la supuesta “muerte de ibagué”. Simultaneamente en la plaza de Bolívar la Alcaldía hacía el lanzamiento de la agenda navideña 2019 el contraste de asistencia que dejó el pulso entre la oposición y la adminsitración local dejó todo tipo de burlas y memes.WhatsApp Image 2018-12-03 at 13.48.16 (1)

De la fallida jornada los internautas coronaron al comunicador social y precandidato a la Alcaldía de Ibagué, Rubén Darío Correa como el gran perdedor en lo que pudo haber sido un buen espacio para medir fuerzas electorales de cara a los comicios del 20149.

Estas son algunos de los memes más ingeniosos que se viralizaron en las redes sociales por parte de quienes aún relacionan al comunicador de La cariñosa y una parte del sector empresarial, con la administración de Luis H. Rodríguez y por supuesto la debacle de los escenarios deportivos nacionales.

WhatsApp Image 2018-12-03 at 09.38.31

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.50.12

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.50.23

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.51.46

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.52.16WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.52.32

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.55.08

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.55.26

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.55.38

WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.55.46WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.56.31WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.56.46WhatsApp Image 2018-12-03 at 14.58.32WhatsApp Image 2018-12-03 at 13.48.16

¿Quiénes están detrás del “Sepelio de Ibagué”?

¿Quiénes están detrás del “Sepelio de Ibagué”?

Algunos líderes gremiales y políticos de la ciudad están convocando a un plantón que han denominado simbólicamente “Sepelio de Ibagué”.  A través de una campaña – bien financiada – a través de vallas publicitarias, pasacalles, emisoras y redes sociales, buscan reeditar la maratónica manifestación de hace algunos meses en contra del aumento del impuesto predial que promovió la administración municipal. 

Se trata de la misma cruzada “antijaramillista” que tiene puestos sus intereses en las elecciones locales de 2019, liderada por algunos de los ‘cacaos’ del empresariado tolimense, un periodista que podría aspirar a la alcaldía y un candidato al concejo de Ibagué. 

(Detrás de este movimiento, según conocimos por varias fuentes, estarían el Representante a la Cámara por el Centro Democrático, Ricardo Ferro, quien podría renunciar a su curul para aspirar a la alcaldía de Ibagué por tercera vez; y el abogado Wilson Leal).

Para ampliar: Las cinco cosas que revela la pelea por el cobro del impuesto predial en Ibagué

Lo que más ha llamado la atención es que estén llamando a portar camisetas negras para salir a protestar, un gesto que recuerda a la derecha ultraconservadora de mitad del siglo pasado liderada por el “Leopardo” Gilberto Alzate Avendaño.

Por ahora, en este nuevo capítulo de la pelea por la alcaldía de Ibagué, estas son las tres caras visibles: 

Rubén Darío Correa

El reconocido locutor que se ha dado a conocer en la emisora “La Cariñosa” de RCN, está impulsando el “Sepelio de Ibagué”, de la misma manera como lo hizo con “El Predialazo”. 

Correa, quien no ha ocultado sus preferencias políticas, lleva varios meses debatiéndose la aspiración a la alcaldía, de la mano del ex congresista Gustavo Ramos Arjona y el Representante a la Cámara Ricardo Ferro, quienes le habrían ofrecido el aval del Centro Democrático.

Tomado de internet.

Se sabe que la Radio Cadena Nacional y sus filiales se beneficiaron directamente de la repartición de contratos durante el gobierno de Luis H. Rodríguez. El ex alcalde, hoy preso por el desfalco en la construcción de los escenarios deportivos de Ibagué, concedió a esta cadena radial contratos por más de $571 millones.

Se sabe además que en plena coyuntura electoral, Luis H. celebró contratos directamente con Rubén Darío Correa Carvajal por un monto de $120 millones.

Para hacernos una idea de la cercanía del periodista con el ex alcalde, uno de sus asesores cercanos le contó a La Pipa que Luis H. supuestamente consultaba a Rubén Darío sobre cuestiones del gobierno, como por ejemplo la inversión en monumentos y el patrimonio cultural de la ciudad.

 

Con el Brigadier General Fernando Murillo y el gobernador Oscar Barreto en su matrimonio. Rubén Darío Correa, al centro, es, antes que cualquier cosa, un periodista bien relacionado con el poder. Foto suministrada.

 

El ‘Gordo Correa’ no solo tuvo relaciones ‘empresariales’ con Luis H, sino también con Orlando Arciniegas Lagos ‘el Gordo Arciniegas’, quien fuera el cerebro del desfalco multimillonario a la ciudad.

Los ‘gordos’, junto al empresario de los moteles Wilson Leal, compartieron un proyecto editorial: “Revista Brújula”. La revista tenía una periodicidad mensual y su propósito era “abordar temas de la actualidad regional analizados desde la óptica jurídica”. 

 

Andrés Sierra

Hijo de uno de los empresarios más importantes de Ibagué, José A. Sierra, fundador de Proandina y Servinaltra. Andrés es heredero de un importante poder económico y político que le ha permitido estar atornillado a la junta directiva de la Cámara de Comercio durante cinco periodos (10 años), cargo en el que aspira ser reelegido, por lo cual no es extraña su reaparición en la escena pública con el “Sepelio de Ibagué”.

Eso le han “cobrado” algunos seguidores en sus redes sociales, quienes ven esta iniciativa como una plataforma para sus aspiraciones políticas.

 

Foto: Ecos del Combeima

 

A pesar de la participación de su hermana en el gobierno municipal, Andrés ha sido crítico de la administración de Guillermo Alfonso Jaramillo, incluso, recientemente ha tomado más distancia de Tania entrando en disputa por ‘la curul’ en la junta directiva de la Cámara de Comercio.

La posición crítica de Sierra frente a los temas de ciudad se despertó con la llegada de Jaramillo a la Alcaldía, pues durante el cuestionado gobierno de Luis H. Rodríguez, al igual que el periodista Rubén Darío Correa, el joven empresario no solo no promovió movilizaciones sino que por el contrario elogiaba a la administración municipal por el “buen momento financiero” de Ibagué. 

 

Eduardo Fandiño

Ha hecho sus pinitos en la política local y quiere volver a hacerse contar en una lista al Concejo de Ibagué.

 

Tomada de internet

 

Fandiño inició su carrera política junto a Carlos Edward Osorio y Ricardo Ferro en el partido de la U, posteriormente, saltó al partido conservador de la mano del Senador Sammy Merheg, hermano de ‘parapolítico’ y uno de los parlamentarios que votó negativo a las curules para las víctimas en la Cámara de Representantes. 

Como ficha de Samy, Fandiño se acercó a los liberales, quienes durante la gobernación de Luis Carlos Delgado Peñón controlaron la Universidad del Tolima bajo la rectoría de José Herman Muñoz Ñungo, recordado por su pésima gestión del alma mater. 

Como asesor en la U.T, Fandiño obtuvo un contrato por 44 millones de pesos para la “ejecución y seguimiento a la estrategia de relaciones públicas para el posicionamiento de la gestión ante el sector público y gremios”. En ese momento, el posicionamiento de la gestión del rector era imposible, pues el déficit de la universidad se aproximaba a los 20 mil millones de pesos y salían a la luz pública elefantes blancos como el Hospital Veterinario.

Para ampliar: El físico que reventó la UT

También de la mano de Samy, Fandiño llegó al movimiento político de Jaime Yepes, rival de Carlos Edward en la U, quien lo catapultó para llegar a la oficina territorial de la Agencia de Desarrollo Rural.

Fandiño, quien está en campaña para el concejo, participa como comentarista en La Cariñosa y ha sido columnista en Alerta Tolima, de ahí su amistad y cercanía con Rubén Darío Correa.

Escenarios deportivos: el precio del antiuribismo de Barreto y Jaramillo

Escenarios deportivos: el precio del antiuribismo de Barreto y Jaramillo

Dice el adagio popular que “Por el Desayuno se conoce como será el Almuerzo”, una frase que viene como anillo al dedo a propósito de los recientes anuncios del Gobierno de Iván Duque para el Tolima y que se dan en respuesta a las primeras peticiones realizadas formalmente por Guillermo Alfonso Jaramillo, Alcalde de Ibagué y la Bancada de Congresistas Tolimenses liderados por el sector “Barretista”.

Contexto: ¿Más promesas y compromisos para terminar los escenarios deportivos en Ibagué?

El primer episodio ocurrió el pasado viernes 9 de octubre en las oficinas de Coldeportes en la Ciudad de Bogotá, allí el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo y la gerente del IMDRI, Diana Cepeda, se reunieron con el director de esta entidad, Ernesto Lucena. Los objetivos de la reunión eran básicamente dos:

  1. Presentar  de forma detallada al nuevo Director de la Entidad, el trabajo que ha adelantado la Administración Municipal para poder devolverle los escenarios deportivos a los ibaguereños, en ese sentido se presentaron entre otras, las sanciones interpuestas a los anteriores contratistas, el peritaje realizado con la Sociedad Colombiana de Ingenieros, las liquidaciones unilaterales de los convenios interadministrativos, la representación de las víctimas del desfalco, denuncias penales, los ajustes a los diseños de los anteriores escenarios, las licitaciones de la construcción y adecuación de los nuevos y el esquema del empréstito de 40 mil millones de pesos que recientemente fue aprobado por el cabildo municipal para apalancar la financiación de la reconstrucción de los mencionados escenarios; es decir, una ilustración completa sobre el panorama actual de este bochornoso capítulo de la historia de la corrupción en el país, y
  2. Solicitar de manera directa un aporte de recursos por parte de Coldeportes para la terminación de los escenarios.

El resultado, una respuesta que tiene tanto de impredecible como de predecible; pues a pesar de que el apoyo a la reconstrucción de los escenarios deportivos de la ciudad de Ibagué fue una promesa de campaña del actual presidente Iván Duque con todos los Tolimenses, la cual fue reafirmada el pasado 19 de septiembre, durante  la posesión del actual Director de Coldeporte, al afirmar que:

“(…) Vamos a demostrar que se pueden hacer unos Juegos Nacionales con los mejores estándares de contratación. No seguir viendo tragedias como la que sufrió el Tolima, Ibagué, que además tenemos que cumplirle a esa región terminando esa infraestructura y enalteciendo lo que es el Tolima (…)”

Contexto: “El que la hace NO la paga”, el mensaje de Iván Duque para el Tolima

La respuesta fue un rotundo “NO” a la disponibilidad de recursos en este 2018 y un “ya veremos” para el 2019. De alguna manera era previsible que dicho interés empezara a desvanecerse, pues recordemos que, una vez electo el Presidente Duque y conformado su equipo de empalme, desde el Tolima se tuvieron que lanzar contundentes y masivos llamados para que se apartara de la comisión de empalme al señor Andrés Botero, el Director de Coldeportes para la época en la que se fraguó el robo de los mencionados escenarios deportivos y sobre quien aún persisten enormes mantos de dudas con respecto a su responsabilidad en este descalabro para la ciudad.

Pero como factor adicional, se tiene la solicitud de reembolso de recursos que en días pasados le hiciera el actual Director de Coldeportes a la Alcaldía de Ibagué, en dicha misiva, la entidad le solicita a la Administración Municipal que le sean reintegrados alrededor de 25 mil millones de pesos, que en la actualidad se encuentran en manos del Municipio y con los que la ciudad cuenta para los procesos licitatorios que actualmente adelanta y que hacen parte del proceso de recuperación de los mencionados escenarios deportivos.

Una petición que tomó por sorpresa a los ibaguereños y que le significó movilizaciones ciudadanas tanto en redes sociales y en las calles de la ciudad, como la ocurrida el pasado miércoles en horas de la noche en las ruinas de las piscinas de la calle 42, allí se congregaron los ciudadanos indignados e hicieron un llamado a Coldeportes para que no solo no se lleve los recursos reclamados, sino que por el contrario, de muestras más claras de un verdadero compromiso con esta causa.

La segunda escena de este capítulo tiene que ver con el anuncio de la Agencia Nacional de Infraestructura ANI, sobre la inviabilidad financiera del proyecto de construcción de la vía Cambao-Libano-Murillo-Manizales; una autopista que tendría una longitud de 256 km y un costo estimado de $1,3 billones de pesos, que luego de haber sido anunciada por el entonces Vicepresidente de la República Germán Vargas Lleras, como una de las primeras APP entregadas en el país bajo su mandato, cuya construcción estaría a cargo del Consorcio Alternativas Viales.

De esta obra se dijo también que incluiría el mejoramiento de 124,6 km de vía y la rehabilitación de otros 132,3 km, obras que serían ejecutadas en 4 años y generarían alrededor de 1.700 empleos cada año en su etapa de construcción.

En síntesis una mega obra que se quedó en un anuncio por parte de Germán Vargas Lleras, pues la supuesta inviabilidad financiera esgrimida no se compadece con los más de 120 mil millones recaudados en los últimos meses producto del incremento a las tarifas de peajes en la zona norte del Departamento y que se destinarían a la financiación de dicha obra.

Ese otrora interés del gobierno nacional por desarrollar obras en el Tolima bajo el mandato de Óscar Barreto, el cual sirvió para apalancar en aquel momento la unidad de acción en pro de las aspiraciones electorales de Miguel Ángel Barreto y Germán Vargas Lleras, llega a su fin y esta decisiones negativas se traducen en una clara factura que el actual gobierno uribista le envía al gobernador de los Tolimenses.

La mencionada “cuenta de cobro” corresponde el apoyo brindado por el Barretismo a Germán Vargas Lleras y la “traición” generada por parte de estos a Álvaro Uribe Vélez ya que no respaldaron la candidatura de su discípulo, el actual presidente Iván Duque.

Estas respuestas de Duque son una muestra clara del interés no desinteresado del actual gobierno para con el Tolima, y no es desinteresado ya que la esperada voluntad para con el departamento solo podría materializarse hasta que el uribismo tenga gobernador o alcalde de confianza, conminando a los tolimenses a presenciar un verdadero espectáculo de politiquería y postergando necesidades sentidas y el desarrollo regional producto de esa forma de gobierno.

En consecuencia, esta situación empieza a ser canalizada por diferentes sectores que desde ya quieren agitar el ambiente político y sacar ventaja presentándose como los verdaderos redentores y gestores del desarrollo y la inversión en el Departamento por parte del gobierno nacional.

Es así como empezamos a ver el desfile de más de un “líder” político de la región en el Congreso de la República, tratando de llegar a aquellos dirigentes que, repetimos, buscan a partir de su cercanía con el gobierno sacar ventaja y mostrarse como verdaderos gestores y artífices de la inversión nacional en el Tolima.

Se empieza a advertir cómo por parte de este gobierno se supedita la inversión e interés regional a la afinidad que se tenga con los mandatarios de turno, pero a su vez de manera indirecta se da inicio al debate electoral del próximo año, pues sin lugar a dudas esa parcialidad a la hora de la inversión en las regiones es una intromisión directa a las dinámicas regionales y locales en materia política, reproduciendo un sistema político que como el que existe actualmente en el país; desequilibrado, falto de transparencia y cerrado para los nuevos liderazgos y las nuevas fuerzas políticas de la región.

“Águilas Negras” sobrevuelan el sur del Tolima

“Águilas Negras” sobrevuelan el sur del Tolima

Contexto: 11 municipios del Tolima registran actividad de “Águilas Negras”: Indepaz

Pese a que la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol) sostiene que la estructura neoparamilitar “Águilas Negras” no existe, continúan las amenazas e intimidaciones contra líderes sociales, defensores de derechos humanos, líderes ambientalistas y militantes de partidos políticos de centro izquierda.

Este fenómeno empata con el el asesinato sistemático de líderes sociales y defensores de derechos humanos, que van en aumento desde la firma de los acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Farc-Ep.

Según las autoridades, las “Águilas Negras” no existen pero existieron. La estructura paramilitar habría surgido en el 2006 con la desmovilización de las AUC, sin embargo, para la Dipol, estos grupos armados neoparamilitares desaparecieron en el 2006, aparentemente por dos motivos: uno, habrían sido desarticulados por la fuerza pública y dos, fueron absorbidos por organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico.

Contexto: Bandas emergentes “neoparamilitares” en el Tolima

Contexto: ‘Neoparamilitares’ del Tolima organizados y en asocio con la “Oficina de Envigado”

Las (nuevas) amenazas

No obstante, en el municipio de Roncesvalles, al sur occidente del Tolima, han aparecido correos electrónicos y panfletos intimidatorios contra los integrantes del Comité Ambiental en Defensa de la Vida y el Territorio, líderes sociales, defensores de derechos humanos y miembros del recientemente fundado movimiento político de la Colombia Humana. 

Contexto: Por simpatizar con Petro, “Águilas Negras” amenazan líderes sociales en Tolima

 

 

WhatsApp Image 2018-09-20 at 17.31.54

 

A la de por sí ya delicada situación, se le suman dos factores que profundizan el riesgo. 

El primero tiene que ver con la falta de garantías por parte del Estado en sus niveles local, departamental y nacional para mantener la integridad de los amenazados, y el segundo, con el discurso mediático de algunos militantes del Centro Democrático y de sectores afines al recientemente nombrado embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordoñez, que insiste en relacionar a los líderes sociales, la centro izquierda y al partido Farc con la delincuencia organizada. 

 

 

Milton Restrepo, el cebo que hace arder el candil

La retórica incendiaria contra todo lo que suene a “izquierda” a que el Centro Democrático tiene acostumbrada a la opinión pública, ha puesto a pensar a distintos analistas sobre el posible margen de maniobra que le estarían dando a sectores radicales, legales e ilegales, que llevan su acción política más allá del discurso.

Tal es el caso del Diputado tolimense Milton Restrepo, reconocido militante del uribismo ‘pura sangre’, quien, en una convención del Centro Democrático en el Tolima, conminó a su militancia a no permitir que el “narcoterrorismo”, refiriéndose a la Fuerza Alternativa Revolucionaria, Farc, se “tomara” las alcaldías y la gobernación del Tolima. 

A renglón seguido, el Diputado y aspirante a la gobernación del Tolima, señaló al Alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, como “pro Farc”, quien “simpatiza sin lugar a dudas con el narcoterrorismo”, sirviéndose de ejemplo para ilustrar cómo el “narcoterrorismo y sus amigos” sí pueden poner un alcalde “que siga simpatizando con el narcoterrorismo de las Farc”.

Aunque lo que fue noticia sobre el discurso fue la supuesta iniciativa de resucitar a las Convivir en el Tolima, lo cual fue desmentido por el mismo Diputado, Restrepo insiste en equiparar a los movimientos políticos legales con la criminalidad.

 

 

La precariedad del Estado para garantizar la seguridad de los amenazados

Según el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep), el Estado no protege a los líderes sociales y defensores de derechos humanos. Así lo demuestra el informe ‘No son líos de faldas, son líos de tierras’. El nombre del informe obedece a las declaraciones sobre el tema que hizo Luis Carlos Villegas, ex ministro de Defensa del Gobierno Santos.

Casos de victimización de líderes sociales y defensores de derechos humanos en Colombia. Informe CINEP “No son líos de faldas, son líos de tierras”

En el informe se destaca que la responsabilidad sobre actos de violencia contra líderes sociales y defensores de derechos humanos, recae sobre grupos paramilitares, quienes utilizaron la amenaza como método de victimización en al menos 609 casos durante el 2017

Contexto: ¿Militarización de las regiones o implementación del acuerdo de paz?

Cabe resaltar que ante el panorama, la Defensoría Del Pueblo es el único organismo gubernamental que se ha tomado en serio estos casos de amenazas.

En Roncesvalles, esta organización radicó un oficio dirigido a la Comisión Intersectorial Para la Respuesta a las Alertas Tempranas (CIPRAT), informando sobre la situación de los amenazados en el sur del Departamento, el oficio también exige al estado garantizar la integridad de los amenazados y las medidas preventivas y de reacción rápida ante los factores de riesgo advertidos por la Defensoría Del Pueblo.

El documento dirigido al CIPRAT ofrece una contextualización del por qué estas organizaciones ambientalistas y electorales han sido declaradas objetivo militar por parte de las “Águilas Negras”. Allí aparece un resumen detallado sobre la problemática ambiental al rededor de un megaproyecto de extracción de energía sobre el Río Cucuana.

 

Doc defensoría

 

En la U.T, Barreto hace historia pero también hace política

En la U.T, Barreto hace historia pero también hace política

Fue noticia el acto público que el gobernador del Tolima, Oscar Barreto, organizó para anunciar el nuevo aumento de las transferencias anuales para la Universidad del Tolima, decisión que en los próximos días se legalizará vía ordenanza en la Asamblea departamental.

Aunque el mandatario habría querido hacer un acto más grande y mucho más mediático, como los que acostumbra, se tuvo que conformar con la relativa soledad de su despacho, acompañado del equipo directivo de la universidad, algunos diputados y dos algunos miembros del Consejo Superior de la UT.

 

 

Por ahora, aunque se autoproclama “salvador” del alma mater, Barreto no se atreve a ingresar al campus porque según él “allá todo el mundo me dice que soy de derecha”, y aunque pretendió acompañarse de miembros destacados de la comunidad universitaria, conocimos que le rechazaron la invitación o simplemente no acudieron al evento. 

Independientemente de la intimidad del anuncio, que mojó prensa la semana pasada, Barreto cumplió la promesa que hizo de aumentar el monto de las transferencias por encima del tope de ley, haciendo base presupuestal, y aprovechó para mandar el mensaje de que con él “no es con retórica, es con acciones” y que pese a lo que se diga en el campus, “es el único gobernador que le ha cumplido a la UT”. 

 

 

Barrero tiene razón, pero…

Pagar las transferencias haciendo base presupuestal es un hecho histórico que le reconocen incluso quienes no tienen al gobernador entre sus afectos.

Un ex rector con quien conversamos recordó que no hay cómo obligar a los gobernadores a aportar las transferencias, sino que eso es prácticamente un asunto de voluntad política. Por eso, la decisión del mandatario es importante, “hay una rectificación histórica de Barreto y hay que reconocérsela”, dijo.

 

Y anotó que “esa ordenanza marca un giro, un contraste muy grande, de la política del departamento en relación con la universidad (…) y podría marcar el inicio de una nueva historia con el ejemplo que está dando”.

 

Sin embargo, Barreto no es el único que se ha metido la mano al bolsillo.

Consultando con varias fuentes, aparecieron los nombres de Fernando Espinosa Tovar, liberal, gobernador para 1990 – 1991, y de Guillermo Alfonso Jaramillo, gobernador por el Polo Democrático durante el periodo 2000 – 2003.

Jaramillo, actual alcalde de Ibagué y alter ego de Barreto, no solo pagó lo correspondiente a las transferencias sino que asumió unas partidas para pagar parte de la deuda histórica del departamento con la universidad. 

Contexto: La guerra por la Universidad del Tolima

En la retina de la comunidad universitaria quedó ese hecho, y la consabida agresividad de Jaramillo, cuando decidió que las partidas que entregaba a la universidad tuvieran destinación específica: “él decía que los profesores se llevaban la universidad a pedazos en la maleta cada día que salían de trabajar, si es que iban a trabajar, entonces para que no se robaran la plata él mismo decidió en qué se invertía”. 

En acuerdo con Jesús Ramón Rivera, rector de entonces, Jaramillo entregó los recursos para que la universidad comprara la “Manga de los burros” en donde actualmente están las facultades. Los estudios y la construcción, para la que también aportó el gobernador, se adelantó con Fonade “para evitar la corrupción”.

A Jaramillo también lo recuerdan porque financió la adquisición de la sede Los Ocobos en el centro de Ibagué.

 

Barreto versus Barreto

Pese a la “rectificación histórica”, en la UT tampoco olvidan el ‘barretismo’ 1.0, entre 2008 y 2012. Según varias fuentes, “el  gobernador Barreto inició una campaña de hostilidades muy fuerte contra el rector. Él no lo botó porque no podía, pero sí le mandó mensajes, empezó a hacer cualquier cantidad de acusaciones contra las directivas, al tanto que le causó un grave desprestigio a la universidad”. 

En esa época, el rector era Jesús Ramón Rivera, quien derrotó al candidato del gobernador para la rectoría, el conservador Pedro Leal. Rivera, de la cuerda de Carlos García Orjuela, finalmente tuvo que renunciar por presión de la comunidad, y quien lo reemplazó en encargatura, el abogado Héctor Villarraga Sarmiento, tampoco fue cercano a Barreto.

Cinco años después, Barreto regresó a la gobernación y un nuevo rector abandonaba el cargo, de nuevo, por presión de la comunidad. Sin embargo, esta vez, el reemplazo de José Herman Muñoz Ñungo sí sería de la vena del gobernador: se trata del abogado Omar Mejía Patiño, recientemente elegido para la rectoría en propiedad.

Contexto: Omar Mejía, el hombre de la fortuna

 

 

“Es el cambio en la rectoría lo que explica el cambio en la actitud del gobernador con respecto a las transferencias, no que tenga un especial interés por la universidad”, nos dijo una de las fuentes que consultamos, para quien “en el fondo, a pesar de sus diferencias, Jaramillo y Barreto son idénticos, no dan un peso sin antes asegurarse de que puedan ganar con ello”. 

Lo anterior, porque durante su primer período como gobernador, Barreto no le giró un solo peso a la UT.

 

Contar el cuento

A la pretensión del ‘barretismo’ 2.0 de hacer “tábula rasa” y de presentarse como la tabla de salvación de la UT, también respondió la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, ASPU, que le recordó que los cambios que se han llevado a cabo en la universidad se dieron gracias a la huelga de hambre que puso contra las cuerdas al anterior rector, y que en su pliego de peticiones exigió el aumento de las transferencias.

Contexto: “Volvería a huelga si fuera necesario”: Carlos Gamboa

 

Nuevas transferencias UT

Aumentaremos las transferencias parala Universidad del Tolima en $8.257.339.713 millones. Al inicio del gobierno, las transferencias eran de $3.346.518.621 millones; en el 2019 serán de $8.257.339.713 millones.

Δημοσιεύτηκε από Oscar Barreto Quiroga στις Τρίτη, 10 Ιουλίου 2018

 

“Por último, reivindicamos la huelga de hambre que hace dos años partió en dos la historia de la universidad: estamos convencidos de que gracias a ese gesto heroico por parte de nuestros colegas de ASPU, en unidad con trabajadores, trabajadoras y estudiantes, pudimos superar el fantasma del cierre y de la intervención por ley de quiebras. Y en el marco del periodo de transición que se desprendió de ese proceso, reconocemos la voluntad política del señor gobernador Oscar Barreto Quiroga, de aumentar la base presupuestal de las transferencias que por ley el ente territorial le debe a la universidad, no obstante, le recordamos que su esfuerzo se une a otros tantos por los cuales la universidad hoy se mantiene en pie, y que “(…) la elaboración y aprobación de un proyecto de ordenanza, el cual reconozca el vínculo histórico del departamento con la universidad; y que permita, a su vez, el aumento del aporte de la base presupuestal que anualmente debe realizar la gobernación a favor de la universidad”, fue una de las exigencias consignadas en el pliego de peticiones de la huelga de hambre que sustrajo a la universidad de la crisis.” Señalaron los profesores en su comunicado.

La Pipa conoció que la afirmación del gobernador según la cuál las protestas no le han dejado nada a la universidad, no cayó bien entre los profesores sindicalizados. De acuerdo con uno de los directivos de ASPU, “Barreto desconoce la historia de la UT pero llama la atención que quiera contarla. Se le reconoce el aporte a la universidad, pero en 60 años de luchas y tragedias, su legado es flor de un día.”