La crisis de la Universidad del Tolima en 30 actos

La crisis de la Universidad del Tolima en 30 actos

Por: Oscar Abel Cardona Hurtado

Para entender la situación de la universidad es necesario conocer los hechos que han provocado el estado de cosas actual. En adelante, relato en orden cronológico los hechos relevantes que tienen que ver con el pasado y el presente de la UT y que fueron registrados por diversos medios de comunicación.

Se señala cada hecho junto a la fecha de publicación  y se indica el enlace que conduce a la fuente de la información, para quien desee corroborar o ampliar sobre algún asunto.

Leer este documento puede ser de utilidad para que forjen su propia opinión aquellas personas que no conocen la historia reciente de la UT, como estudiantes de primeros semestres o docentes vinculados recientemente, o para quienes la han olvidado.

A continuación se presenta una línea de tiempo en la cual se enuncian los treinta hechos de manera sucinta, posteriormente, cada uno de estos es ampliado.

Noviembre 2 de 2012

Herman Muñoz es elegido rector de la universidad del Tolima

http://www.universidad.edu.co/u-del-tolima-tiene-rector-en-propiedad-jose-herman-munoz-lungo/

 

Diciembre 10 de 2013

ASPU – UT, denuncia graves irregularidades por parte de la dirección de la universidad liderada por Herman Muñoz y David Benitez.

Inicia una fuerte persecución sindical contra los directivos de ASPU, en particular contra Jorge Gantiva y Alexander Martínez Rivillas. Reconocidos líderes sociales y políticos del país expresan su apoyo a los directivos de la organización sindical

http://tutorcarlosgamboa.blogspot.com/2013/?m=0

 

Agosto 9 de 2015

La profesora Beatriz Jaime denuncia que la dirección de la UT se dedicó a pagar costosas asesorías jurídicas para procesar judicialmente a los docentes críticos, dada la incapacidad de los directivos para rebatir los sólidos argumentos de los profesores.

http://www.elsalmon.co/2015/08/calumnia-calumnia-que-de-la-calumnia.html

 

Octubre 16 de 2015

El Consejo Superior de la Universidad del Tolima reelige a Herman Muñoz como rector para el periodo 2015 – 2018. Muñoz fue ratificado a pesar de que miembros de la comunidad universitaria como la Junta directiva de ASPU seccional UT, sindicato mayoritario de profesores del Alma Mater, cuestiona duramente la labor administrativa de Muñoz y su equipo.

Las críticas tienen que ver con clientelismo representado en exceso de contratación de personal e indebidos manejos financieros que ponen en duda la transparencia en la gestión.

https://www.elolfato.com/reelegido-jose-herman-munoz-como-rector-de-la-universidad-del-tolima/

http://www.cambioin.com/por-que-reeligieron-al-rector-de-la-ut-si-era-tan-mal-muchacho/

https://www.elolfato.com/el-rector-quiere-ser-reelegido-sin-hablar-de-la-crisis-financiera-de-la-universidad-del-tolima/

 

Noviembre 20 de 2015

Estudiantes y docentes de la UT tienen serios indicios de que la universidad atraviesa una grave crisis financiera. La Dirección Universitaria gestiona a espaldas de la comunidad universitaria un crédito por 10 mil millones para pago de salarios y primas.

El rector Herman Muñoz es citado a una asamblea triestamentaria que se realizó el 18 de noviembre en horas de la tarde para que dé la cara y rinda  explicaciones a los universitarios.

El rector no acude a la cita, en consecuencia, estudiantes y docentes deciden cerrar la puerta principal de la institución exigiendo la presencia del rector a quien declaran persona no grata.

https://www.elolfato.com/se-agudiza-la-crisis-en-la-universidad-del-tolima-amanecio-cerrada/

https://www.elespectador.com/noticias/nacional/arranca-paro-de-docentes-y-estudiantes-de-universidad-d-articulo-600386

http://www.universidad.edu.co/claves-para-entender-la-crisis-de-la-u-del-tolima-sin-clases-y-sin-dinero/

 

Diciembre 9 de 2015

La Universidad del Tolima tocó fondo financieramente, se acabaron los recursos de caja, no hay dinero para pagar salarios a trabajadores, se adeudan 5 mil millones a proveedores. El rector Herman Muñoz asegura que la única salida es acudir a créditos bancarios. 

https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16453754

 

Enero 7 de 2016

ASPU fue la primera organización que se atrevió a denunciar las desafortunadas actuaciones de la dirección de la UT. La agremiación de docentes publica un escrito en el cual demuestra que predijo la situación desastrosa que le esperaba a la universidad.

http://asputol.blogspot.com/2016/01/aspu-predijo-la-debacle-de-la.html

 

Enero 14 de 2016

Docentes y trabajadores de la Universidad del Tolima realizan plantón exigiendo el pago de salario del mes de diciembre y la prima. Los funcionarios salieron a vacaciones el 20 de diciembre de 2015 esperanzados en que, como siempre sucedía, a final de año en sus cuentas bancarias se vería reflejada la consignación del salario diciembre y la prima de navidad, pero la desilusión fue grande al evidenciarse el incumplimiento por parte de la dirección de la universidad.

Los más afectados fueron los trabajadores (no docentes) y sus familias, debido a que gran parte de estos tienen bajos salarios y son cabeza de familia. Muchos de ellos para calmar el hambre, se vieron obligados a recolectar ingredientes, y durante varios días prepararon los alimentos en una olla comunitaria ubicada frente a la puerta principal del alma mater.

https://www.elespectador.com/noticias/nacional/planton-universidad-del-tolima-el-no-pago-de-salarios-articulo-610500

 

Enero 20 de 2016

Docentes adscritos a la agremiación ASPU se declaran en asamblea permanente, con el fin de generar espacios de debate y reflexión para encontrar salidas a la grave crisis. Denuncian que la burocracia y el clientelismo le cuestan a la UT más de 10 mil millones de pesos al año, es decir cerca del 10% del presupuesto.

El rector Herman Muñoz carece de credibilidad y de los apoyos necesarios para sacar la UT de la crisis en que se encuentra sumida. 

http://www.contagioradio.com/la-burocracia-le-cuesta-mas-de-10-mil-millones-anuales-a-la-universidad-del-tolima-articulo-19370/

https://www.elolfato.com/rector-de-la-ut-se-quedo-sin-oxigeno/

 

Febrero 4 de 2016

Comisión del Ministerio de Educación no pudo entrar a la UT a revisar los estados financieros, en este Ministerio dudan de las cifras dadas por la dirección de la universidad. Posteriormente se le permitió acceder a la información requerida, corroborándose el abultado déficit.

Se trató nada más y nada menos que de la primera fase de una posible intervención del MEN a la institución.

https://www.elolfato.com/comision-del-ministerio-de-educacion-no-pudo-entrar-a-la-ut/

 

Febrero 9 de 2016

La asamblea de profesores de la UT, compuesta por docentes adscritos a ASPU y otros docentes no sindicalizados, después de diversos debates universitarios y de un importante trabajo académico llevado acabo por comisiones, produjo una propuesta denominada Reforma Profunda, pensada y diseñada para sacar la universidad de la crisis y modernizarla. Se proponen intervenciones a corto, mediano y largo plazo.

Reforma profunda UT

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/actualidad/politica/281998-profesores-de-la-tolima-proponen-reforma-profunda

 

Febrero 28 de 2016

Se suspende el semestre académico A – 2016 en la Universidad del Tolima. Esto como consecuencia del déficit financiero causado por la abultada nómina administrativa, el clientelismo y la falta de planificación administrativa.

http://caracol.com.co/emisora/2016/02/28/ibague/1456679791_196224.html

 

Marzo 18 de 2016

El rector Herman Muñoz propone que la universidad del Tolima entre en Ley 550 para superar la crisis por la que atraviesa, a sabiendas de que esta medida lesiona la autonomía universitaria y los derechos laborales de los trabajadores. La aplicación de esta Ley a la Universidad del Atlántico es un ejemplo de ello.

http://semanariovoz.com/la-universidad-del-tolima-en-la-mira-de-la-privatizacion/

http://asputol.blogspot.com/2016/06/la-ley-550-una-experiencia-amarga-en-la.html

http://ecosdelcombeima.com/ibague/nota-75278-habria-negociado-jose-herman-munoz-nungo-la-intervencion-de-la-ut

 

Marzo 28 de 2016

Estudiantes, docentes y funcionarios dicen que esa crisis estaba anunciada desde hace varios años. De otro lado, sigue reduciendo la matrícula en la UT. La imagen del centro educativa ante la comunidad no es la mejor.

https://www.desdeabajo.info/ediciones/item/28434-la-crisis-ahoga-a-la-universidad-del-tolima.html

http://m.elnuevodia.com.co/nuevodia/especiales/educacion/288100-sigue-disminuyendo-la-matricula-en-la-ut

 

Junio 7 de 2016

Estudiantes de la universidad del exponen las razones por las cuales según ellos Herman Muñoz debe renunciar a la rectoría de la institución.

https://www.elolfato.com/estudiantes-la-ut-dicen-deberia-renunciar-jose-herman-munoz/

 

Junio 12 de 2016

Denuncian manejos oscuros de dineros destinados a la construcción del Hospital Veterinario de la Universidad del Tolima.

http://m.elnuevodia.com.co/nuevodia/especiales/educacion/288100-sigue-disminuyendo-la-matricula-en-la-ut

http://www.alaluzpublica.com/hospital-veterinario-de-la-ut-otro-elefante-blanco-de-ibague/

 

Julio 6 de 2016

Inicia huelga de hambre en la Universidad del Tolima por parte de estudiantes, profesores adscritos a ASPU y trabajadores afiliados a Sintraunicol. Los universitarios exigen la renuncia del rector Herman Muñoz, a quien responsabilizan de la grave crisis que afecta a la universidad.

https://www.las2orillas.co/huelga-hambre-triestamentaria-la-universidad-del-tolima/

https://www.rcnradio.com/colombia/region-central/inicio-huelga-hambre-la-universidad-del-tolima

 

Julio 15 de 2016

Herman muñoz confirma su renuncia como rector y termina huelga de hambre triestamentaria en la Universidad del Tolima. Después de 9 días de huelga, el rector llega a un acuerdo con los manifestantes para dejar el cargo.

https://www.elolfato.com/rector-de-la-ut-confirma-su-renuncia-y-se-acaba-la-huelga-de-hambre/

 

Agosto 20 de 2016

La carta de renuncia presentada por Herman Muñoz al Consejo Superior, no resulta ser clara (es considerada por muchos una burla a los universitarios); muchos aseguran que “contiene veneno”; se desata polémica.

Después de varios días de discusión, este órgano  acepta la renuncia de Muñoz y designa a Omar Mejía Patiño como rector interino.

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/tolima/regional/291664-miembros-de-la-ut-califican-de-burla-la-carta-del-rector-en-la-que-no-renunci

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/actualidad/politica/292690-aceptan-renuncia-de-munoz-nungo-y-eligen-a-omar-mejia-como-rector-e

https://www.elolfato.com/jose-herman-munoz-demando-a-la-ut-por-mas-de-600-millones/

 

Julio 31 de 2017

Omar Mejía hace un balance de sus primeros meses como rector encargado. Advierte que es necesaria una reforma a la planta de personal, debido a que el clientelismo que reinó por años en la institución causó mucho daño, de igual manera propone una revisión de los estatutos de la universidad, dado que muchos de ellos son obsoletos.

Los sindicatos de trabajadores (no docentes) se oponen férreamente a reformas en la planta de personal; en contraste, el sindicato de docentes ASPU apoya las iniciativas de Mejía, con la condición de que se respeten los derechos de todos los trabajadores y no se realice una masacre laboral.

http://m.elnuevodia.com.co/nuevodia/tolima/regional/400856-sindicatos-de-la-ut-una-vez-mas-rechazan-informe-de-la-univalle

 

Agosto 10 de 2017

Más de un año y medio tuvieron que esperar los trabajadores de la Universidad del Tolima para que les cancelaran el salario correspondiente a diciembre de 2015 y la prima de navidad del mismo año.

https://alertatolima.rcnradio.com/universidad-del-tolima-cancelo-a-profesores-y-trabajadores-prima-de-navidad-vigencia-2016/

 

Diciembre 1 de 2017

Denuncian que grupos de poder al interior de la UT, y sectores políticos adscritos a partidos tradicionales responsables de la crisis que casi lleva al cierre y/o liquidación de  la UT, hacen todo lo que esté a su alcance para mantener la institución sumida en el atraso, y de esta manera recuperar espacios de poder y beneficios particulares.

http://viva.org.co/cajavirtual/svc0570/articulo05.html

 

Diciembre 23 de 2017

Según Omar Mejía, rector de la UT, la universidad hoy en día es una institución viable gracias a la recuperación de la confianza por parte de la comunidad tolimense, la considerable disminución del déficit financiero y el apoyo de la gobernación, lo que ha suscitado un aumento en la matrícula para 2018.

https://www.elolfato.com/mas-de-20-000-estudiantes-haran-parte-de-la-universidad-del-tolima-en-2018/

 

Febrero 1 de 2018

Omar Mejía Patiño recibe reconocimiento por parte del Observatorio de la Universidad Colombiana como uno de los colombianos que más influyeron en educación en 2017, por su trabajo al frente de la Universidad del Tolima que ha permitido lograr una importante disminución del déficit financiero  y la recuperación de la confianza por parte de la comunidad.

https://lapipa.co/u-t-empieza-ver-luz-al-final-del-tunel-omar-mejia/

 

Mayo 6 de 2018

La Universidad del Tolima va camino a resolver el problema financiero (en 2016 el déficit era de 24 mil millones, hoy es de 8 mil 700 millones), entre otras cosas, sigue destacándose a nivel nacional en investigación, ha aumentado la matrícula académica y está al día con sus empleados en lo relacionado con salarios y prestaciones sociales.

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/especiales/educacion/414352-la-universidad-del-tolima-ano-2017

 

Junio 13 de 2018

Omar Mejía Patiño es elegido como rector en propiedad de la universidad del Tolima para el periodo 2018 2022. Ocho consejeros se la jugaron por mejía, solo uno voto en contra. La Ministra de Educación elogió el trabajo de Mejía al frente de la universidad destacando los resultados alcanzados en disminución del déficit y avances en calidad académica.

Algunos sectores universitarios consideran ilegal la elección.

http://caracol.com.co/emisora/2018/06/14/ibague/1528934535_024634.html

https://www.larepublica.co/economia/omar-mejia-seguira-como-rector-de-la-u-del-tolima-ahora-en-propiedad-2738257

 

Julio 31 de 2018

Por segunda vez en los dos últimos años,  la Asamblea Departamental aumentó las transferencias a la Universidad del Tolima. En febrero de 2017 se aprobó un aumento, las transferencias anuales de la Gobernación a la universidad pasaron de 3800 millones a 6400 millones; ahora, estas aumentan de 6400 millones a 8257 millones. Este hecho es considerado como histórico, pues hace décadas no ocurría algo similar.

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/actualidad/politica/418853-aprueban-aumento-de-transferencias-a-la-ut

 

Octubre 26 de 2018

La Junta directiva de ASPU seccional UT, fue la primera en denunciar malos manejos en la rectoría de Herman Muñoz; asimismo, ha apoyado algunas de las medidas adoptadas por El rector Omar Mejía con miras a enderezar el rumbo del alma mater, iniciativas que fueron avaladas en su momento por la asamblea de profesores y que están consignadas en el documento denominado Reforma Profunda.

Como consecuencia de lo anterior, la junta directiva de ASPU UT ha sido objeto de todo tipo de calumnias, amenazas e intimidaciones que ponen en riesgo la integridad de los líderes sindicales.

http://asputol.blogspot.com/2017/03/amenazas-contra-miembros-de-la-junta-de.html

https://alertatolima.rcnradio.com/profesores-de-la-ut-denuncian-amenazas-de-los-encapuchados/

 

Noviembre 2 de 2018

El Tribunal Administrativo del Tolima declara nula la elección del rector de la UT Omar Mejía, luego de una demanda instaurada por el docente Félix Salgado, presidente de la Asociación de Docentes de la UT, ASDUT. Ahora e l Consejo de Estado tendrá la última palabra en segunda instancia.

Llama la atención la diligencia del Tribunal para fallar en contra de la universidad en tiempo récord, si se tiene en cuenta que dicha demanda fue admitida apenas el pasado 18 de agosto.

En poco más de dos meses emite un fallo que requiere de mucha información y análisis, dada la autonomía de la cual gozan las universidades y de las situaciones atípicas y apremiantes que ha vivido la universidad.

De igual manera, no deja de ser curioso que se falle en tiempo récord, varias demandas interpuestas por un mismo docente.

https://www.lafm.com.co/educacion/por-que-declararon-nula-la-eleccion-del-rector-de-la-u-del-tolima

https://www.elolfato.com/consejo-superior-de-la-ut-apelara-fallo-que-anulo-eleccion-de-omar-mejia-como-rector/

 

Noviembre 13 de 2018

Omar Mejía, rector de la UT,  denuncia que grupos de poder que venían enquistados en la institución y que han actuado de amanera indebida buscan desestabilizar su administración.

https://www.elolfato.com/rector-de-la-ut-habla-del-fallo-que-anulo-su-eleccion-y-de-los-grupos-que-quieren-desestabilizar-su-administracion/

 

Algunas conclusiones

  • Herman Muñoz recibió la UT con un superávit de 25 mil millones y la entregó con un déficit altísimo, de 24 mil millones.
  • ASPU – UT, sindicato mayoritario de docentes de la Universidad del Tolima,  jugó un importante papel denunciado manejos irregulares en la administración de Muñoz, a la vez, esta asociación sindical ha sido objeto de todo tipo de persecuciones, calumnias, amenazas e intimidaciones por su liderazgo en pro de la reforma de la UT
  • Hay que reconocer que en la rectoría de Omar Mejía en la UT, entre otras cosas: se ha disminuido considerablemente el déficit financiero, se ha recuperado la confianza en la institución, la cobertura va en aumento y las transferencias de la Gobernación se han incrementado de manera significativa. De hecho, la entonces ministra de educación Yaneth Giha elogió la gestión de Mejía al respaldar su elección como rector en propiedad. Personas autorizadas de la comunidad universitaria aseguran que en estos momentos la UT acaricia la Acreditación Institucional.
  • Pareciera que algunos individuos que forman parte de grupos de poder al interior de la UT y que son aliados de caciques políticos de partidos tradicionales, que en administraciones anteriores recibieron jugosos beneficios de tipo personal, quieren recuperar espacios perdidos, sin importarles que el alma mater caiga en desgracia nuevamente.
  • Llama la atención la diligencia del Tribunal Administrativo del Tolima para emitir fallos en contra de la UT o de su actual rector.
Ambientes distópicos: ¿De qué vamos?

Ambientes distópicos: ¿De qué vamos?

Se siente escorzor cuando la rutina de la que se componen los -ordinarios- días, se ve rota por una universidad que abandona paulatinamente los salones de clases, y se desespera en las diferentes asambleas y reuniones, que algunos representantes intentan convocar, por ver si logran conmover, un poco, a esa mayoría siempre reticente a vincularse a cualquier movimiento, reticente quizás, a comprender realidades.

En las últimas semanas la universidad en la que trabajo pareciera que ya estuviera de vacaciones. Desde que se declaró la asamblea permanente con cese de actividades académicas, se ha ido sintiendo una inexplicable inmovilidad, que ya empieza a inquietar a casí toda la comunidad de esta universidad pública, que como la mayoría de ellas y en la educación pública en general, va camino a su extinción por la desidia de las administraciones de este país.

No es la primera vez que me enfrento a una situación similar. Ya desde mis primeros años como estudiante universitario, los paros, ceses de actividades y la anormalidad académica, se juntaban cada cierto tiempo para hacer parte de ese particular ambiente que se da en las universidades públicas: en ese momento como estudiante, en este momento como profesor.

De las declaraciones a cese de actividades académicas suelo perder la esperanza pronto, puesto que lo que inicialmente se demanda, recoge después demandas tan disímiles unas de otras, que desdibujan las líneas primordiales por las que se había llamado a la protesta. También, pierdo la esperanza cuando la anormalidad académica se vuelve sinómino de “vacaciones”, y pareciera que esta vez, no es la excepción.

Es que llegar a un salón de clases y que esté vacío produce mucha desesperanza. Se espera en un salón de clases para discutir, para pensar, para conocer; y como ahora nos exije este particular momento, el salón de clases nos espera para discutir, conocer y pesar las posibilidades de la educación pública, de una universidad con los recursos suficientes y necesarios para su funcionamiento este año y los próximos. Pero, si los que ahora estamos para activar estas discusiones no nos encontramos, será muy difícil poder articular mínimamente un consenso que permita redistribuir nuestros recursos para un bien común, para el bien público.

Se está olvidando (o ya lo olvidamos) que parte importante de nuestro deber como estudiantes y profesores es estár siempre presentes para el diálogo. Y esto debería ser un gran imperativo, máxime que es por nuestros impuestos que la educación pública está en funcionamiento. Si un profesor o un estudiante no está para el diálogo y la comprensión, se socava un poco más nuestra automonía con la cual se fortalece un país.

Tampoco debemos olvidar que antes que estudiantes y profesores somos ciudadanos, y como ciudadanos siempre deberíamos estar a la defensa del financiamiento de la educación y de lo público. No podemos simplemente entrar en “vacaciones” y olvidar el por qué estamos estudiando, el por qué estamos en un salón de clases, el por qué estamos en una universidad.

Pensé sobre esto en un momento muy similar de protesta al actual, cuando era profesor de hora cátedra -esa funesta figura de contratación que pulula en los ambientes universitarios- y escribía un breve texto que titulé En el salón (des)espero. Espero esta vez no desesperarme tanto mientras espero. Espero no preguntarle a un vacío salón de clases: ¿de qué vamos?

Nuevo ciclo de desgobierno y crisis financiera en la U.T, ¿Hasta cuándo?

Nuevo ciclo de desgobierno y crisis financiera en la U.T, ¿Hasta cuándo?

Para los políticos profesionales del departamento – escribimos el año pasado – la Universidad del Tolima conforma junto a Cortolima, el hospital Federico Lleras Acosta, la Gobernación y la Alcaldía de Ibagué, el gran botín de las elecciones. La meta es quedarse con las cinco entidades o por lo menos hacerse a las más jugosas en términos presupuestales y de burocracia.

Sumando los presupuestos de inversión de las cinco entidades para una vigencia fiscal, la cifra sobrepasa el medio billón de pesos ($500 mil millones). A eso hay que sumarle las nóminas paralelas, “los contratistas”, que podrían llegar a cinco mil personas año.

En el control de la ejecución presupuestal y la contratación burocrática reside el capital electoral (y económico) de los políticos, su prestigio y la proyección de su actividad política.

Por eso, la pelea por quedarse con estos “activos” es a muerte. 

Las recientes decisiones del Tribunal Administrativo del Tolima que tienen en jaque la administración de la Universidad del Tolima, se enmarcan en esa disputa política por la burocracia y el presupuesto de la casa de estudios superiores más grande del departamento.

Sobre el particular, conversamos con el profesor Alexander Martínez Rivillas,  filósofo, ingeniero y geógrafo, adscrito a la Facultad de Agronomía. Martínez es suplente de la representación profesoral al Consejo Superior de la UT.

La Pipa: ¿Cuál es su opinión general del fallo del tribunal?

Alexander Martínez Rivillas: Es inaceptable. Pretende destruir los basamentos constitucionales y legales de la autonomía universitaria. Lo que no es raro en la región. Por ejemplo, las reglamentaciones que aplican al poder público no se pueden trasladar a la universidad, y los magistrados deberían respetar esta idea rectora, claramente expuesta en la Sentencia C-220 de 1997.

LP: Pero, ¿Es cierto o no que la universidad congeló las elecciones para las representaciones?

AMR: Es cierto. De la misma manera que en un municipio se pueden suspender elecciones por un desastre natural, una asonada, una toma guerrillera, o porque no hay recursos para el funcionamiento de la administración, y millones más de razones, el Consejo Superior congeló las elecciones porque la universidad pasaba por cierres de distintos actores, se encontraba ad portas de una intervención total del Ministerio de Educación, no contaban con los recursos suficientes para pagar las deudas, salarios y primas, y para acabar de completar, las elecciones de decanos eran vergonzosos actos de politiquería: se regalaba aguardiente, camisetas, diplomados, y por supuesto, cargos burocráticos, que incluso eran mejor remunerados que un profesor con doctorado.

LP: ¿El Consejo Superior no podía garantizar las reformas con elecciones?

AMR: La finalidad de los acuerdos del Consejo Superior fue conjurar ese caos financiero que sobrepasaba los $24.000 millones de déficit de funcionamiento (no de inversión, que nunca ha sido atendido desde que se fundó la UT) que nos dejó la administración de José Herman Muñoz (y que permanece impune, lo que es una vergüenza nacional), y evitar el cierre del semestre de la institución.

Sobre su pregunta hay que decir dos cosas separadas. ¿Usted cree que los decanos y representantes elegidos en su momento y que hicieron silencio cómplice con esa debacle financiera del señor Ñungo iban a realizar alguna reforma?

Incluso, esas directivas firmaron un plan de austeridad que acababa con el servicio del restaurante y de las residencias de los estudiantes, con tal de dejar intacta una burocracia designada clientelarmente (le recomiendo revisar el punto 11 de su fatal plan de austeridad de 2016).

Para ampliar: “Volvería a huelga si fuera necesario”: Carlos Gamboa

 

José Herman Muñoz Ñungo fue elegido rector en 2012, reelegido en 2015, y renunció al cargo en 2016. Era la ficha de los liberales Luis Carlos Delgado Peñón,  Guillermo Santos y Mauricio Jaramillo. Foto: suministrada

Para ampliar: El físico que reventó la UT

LP: ¿Pero las elecciones no garantizan una renovación?

AMR: ¿Y usted cree que, con las reglas eleccionarias existentes de rector, decanos, representantes de profesores, egresados, directivas y estudiantes, entre otros, iban a desarrollarse en la utopía habermasiana de la democracia deliberativa, y nadie habría de defender sus intereses personales y a sus clientelas?

Las elecciones en procesos de reestructuración originados en esas crisis profundas no son y no pueden ser “normales”.

Se convierten en un espectáculo politiquero que, al parecer, le es defensable al tribunal. Por eso se inventó la autonomía universitaria, y ese fue el sentido del “Grito de Córdoba” de 1918 que deberían conocer en profundidad esos jueces.

En la universidad se puede y se debe ampliar o suspender los calendarios de elecciones por tiempos razonables ante situaciones de ingobernabilidad e inviabilidad financiera. Así lo han hecho casi todas las universidades públicas de Colombia.

Por eso, el Tribunal no considera las graves implicaciones de desconocer las competencias reglamentarias especiales del Consejo Superior y su capacidad para generar políticas universitarias en virtud de la Ley 30 de 1992, y con sus fallos solo ayuda a destruir la autonomía. 

LP: La universidad, según el Tribunal, no está observando sus propias normas, ¿Eso es cierto o no?

AMR: No es cierto. Por ejemplo, los representantes profesorales tenemos ampliación automática de vigencia del periodo por acuerdo del Superior (el artículo 19 del acuerdo 031 de 1991 lo deja claro). Lo mismo aplica a la ampliación del periodo del estudiante (el artículo único del acuerdo 012 de 2007 lo ordena así).

Por asuntos prácticos como vacaciones docentes, paros de uno o varios estamentos, asambleas permanentes de estudiantes o docentes, o por crisis internas que ya comenté, se amplían dichos periodos, lo que obedece al tráfago normal de la institución, al cual el Tribunal le pretende imponer un rasero propio del poder público, lo que es ilegal y anticonstitucional.

Otro ejemplo es la “elección” que trae a cuento el Tribunal. La universidad no tiene elección directa de rector. Tampoco tenía una norma relativa a rector interino, transitorio o encargado, a posteriori de su remoción.

Todo ello había sido derogado anteriormente como estratagema para evitar que un grupo de presión la usara para remover rector. Por esa razón nos vimos en la obligación de crear una norma que previera rector en transición o interino, para poder enfrentar la renuncia del señor Muñoz Ñungo y estabilizar la institución.

LP: ¿Pero la norma interna no prevé la votación de 6 miembros del Consejo Superior para modificar los estatutos?

AMR: No es así. Lo que se expresa sobre ese asunto es la exigencia de dos terceras partes de los miembros del Superior para cualquiera de las sesiones donde se tomen tales decisiones.

El Estatuto General solo prevé una proporción de los miembros, y no un número exacto de 6 votos para modificar el Estatuto, pues cualquier inasistencia de un miembro (incluso motivadas políticamente, como fue el caso de varios de ellos) podría impedir la toma de decisiones clave como el salvamento de la institución, que fue lo que en realidad sucedió.

De allí que esa deducción del Tribunal de que son imperativos 6 votos es otra inferencia ideologizada, y soslaya la exégesis que se ajusta al espíritu de la norma.

Para ampliar: El balance y los retos del nuevo año de transición en la UT

 

Omar Albeiro Mejía Patiño fue designado como rector “interino” en septiembre de 2016, ratificado para un segundo año de interinidad en 2017 y elegido rector en propiedad en julio de 2018 para un período de 4 años. Mejía es cercano al senador Miguel Barreto.

Para ampliar: Omar Mejía, el hombre de la fortuna

LP: ¿Pero Omar Mejía podía ser elegido Rector o no?

AMR: El Superior distingue, en virtud de sus facultades reglamentarias protegidas por la Constitución, los conceptos de elección, designación, consulta a los estamentos, rector en propiedad, rector interino y rector en transición.

Estos prolegómenos normativos los desconoce el Tribunal de manera irresponsable.

En nuestra normativa solo puede elegir y designar rector el Consejo Superior, los estamentos sólo son consultados para proveerle información a este órgano de las preferencias de la comunidad, y el rector en propiedad se elige en virtud de los dos pasos anteriores.

Un rector en transición o interino no pasa por la consulta mencionada.

Si el rector Mejía fue elegido para ser rector interino no puede ser inhabilitado para ser rector en propiedad, pues equivaldría a vulnerarle su derecho a ser elegido en propiedad.

Incluso, la norma aprobada que le permitió a Mejía participar, ante el escenario hipotético que lo excluyera, le habría cambiado intempestivamente las reglas del juego para participar en la democracia especial de nuestra institución, bien jurídico que tampoco atendió el Tribunal. 

LP: A eso me refiero, ¿se podía votar dos veces por la misma persona?

AMR: Esa invocación casi escolar del Tribunal de apelar a la definición lexicográfica de reelección es ridícula, por decir lo menos.

La elección en la autonomía universitaria implica muchos matices, objetos de aplicación y sujetos activos y pasivos. Además, el fallo contiene un fuerte finalismo ideológico al implicar que los consejeros votaron dos veces por la misma persona, y que ello no debió suceder a la luz de normas por demás inexistentes.

Pues bien, nuestra norma no puede exigir que no se vote dos veces por la misma persona en dos circunstancias distintas: una para rector encargado y otra para rector en propiedad. Tal sería una disposición bastante arbitraria.

Pues la necesidad de la elección de un caso emana de una causa singular y temporal, y la otra emana de una consulta amplia a la comunidad universitaria con mediación de un programa de gobierno.

De hecho, uno de los acuerdos demandados lo que hace es prohibir la reelección inmediata a futuro (no retroactivamente, como debe ser), lo que sí estaba previsto en la norma antigua, y que curiosamente nunca demandaron las facciones que se oponen a la reestructuración, y que nos quieren someter a la dictadura de una burocracia externa al pretender sacar a los docentes de planta de los cargos directivos. 

LP: ¿La reestructuración de la UT sí es la salida?

AMR: El objetivo de esas demandas y de los fallos del tribunal tiene consecuencias políticas, en tanto que buscan bloquear a toda costa la reestructuración de la institución.

Las demoras injustificadas por el cuento peregrino de la ley de garantías (idea perjudicial que defendieron el gobierno nacional y departamental), las talanqueras burocráticas que la gobernación y presidencia de la república le han impuesto al documento técnico de reforma, entre otras cosas, representan en realidad un frente común contra la reestructuración.

Y desde ya advierto a la opinión pública del Tolima y el país que, estos actores, incluyendo al Tribunal, podrían ser responsables de otro ciclo de desgobierno y crisis financiera insuperable de la UT.  

Para ampliar: La confesión de Guillermo Santos fue descarada

LP: Sin embargo, el Tribunal insiste en que las decisiones que modificaron el Estatuto General no llenaban requisitos. ¿Es cierto eso?

AMR: La UT es una institución muy frágil. Fácilmente se puede desfalcar, como ya vimos en años recientes. Se le puede despedazar financieramente contratando sin racionalidad alguna más de 840 OPS, más de 180 transitorios y más de 630 cargos administrativos de planta. Sin hablar de los festines, grupos vallenatos, juguetes y demás cosas escabrosas que sucedieron.

Todo ello es fácil de hacer con la complicidad de los políticos tradicionales de la región, y es más fácil aún desbaratar su gobernabilidad demandando a la institución, incluso construyendo una narrativa paralegal sobre la aplicabilidad de normas del poder público para hacerle creer a los jueces que deberían ser aplicadas a la universidad.

Para ampliar: La guerra por la Universidad del Tolima

LP: ¿Engañan a los jueces, o los inducen a errores?

AMR: Varias demandas contra la UT han aprovechado la impericia de los jueces en estas materias reglamentarias de la autonomía universitaria para sacar fallos que la vulneran.

Por ejemplo, quien ahora está demandando los acuerdos de elección de rector, un docente que para mí ya es responsable de la desestabilización de la institución, demandó un acuerdo de becarios elegidos por concursos externos, pero, en ese revanchismo compulsivo terminó afectando a los becarios doctorales propios, pues el Tribunal no conoce a profundidad todos nuestros programas de formación.   

Para ampliar: UT: entre la incertidumbre, las piedras y los intereses personales

 

El profesor Félix Salgado, presidente de la Asociación Sindical de Docentes de la UT, lidera las acciones jurídicas en contra de la administración de Omar Mejía, junto a los abogados Eduardo Oviedo y Paola Sandoval.

Para ampliar: Demandar la U.T, el ‘deporte’ de la oposición

LP: Pero, ¿se llenaron o no los requisitos para aprobar los acuerdos demandados?

AMR: Todos se cumplieron. El Tribunal hizo una confusión sin precedentes en la UT. Los votos para modificar el Estatuto General se cumplieron. Pero, el Tribunal se inventa gratuitamente una reglamentación de votos cardinales. Es algo realmente kafkiano.

Y en lo relativo a los días de convocatoria a una sesión ordinaria o extraordinaria, que supuestamente no se cumplieron, representa otra escena casi surrealista. En medio de una crisis financiera sin precedentes las citaciones se establecían en las mismas sesiones presenciales respetando los días que debían mediar.

Que se envíen correos electrónicos o físicos un día después, es una cosa realmente inane cuando el objetivo era tratar temas urgentes para la institución.

Para esto recomiendo la obra de Malcolm Deas sobre la estulticia de nuestras élites que siempre han creído que cumpliendo con las formas legales o gramaticales van a cambiar los hechos, que son los que verdaderamente debe cobijar la ley.       

Demandar la U.T, el ‘deporte’ de la oposición

Demandar la U.T, el ‘deporte’ de la oposición

Los disturbios de la semana pasada, y la declaración de asamblea permanente por parte de los estudiantes, hizo que pasara desapercibido un comunicado del Consejo Superior de la Universidad del Tolima que puso en conocimiento de la comunidad universitaria la supuesta “campaña de desinformación” y las “maniobras” que pretenden desestabilizar el plan de recuperación del alma mater, y la administración de Omar Mejía.

Este comunicado es sui generis, en tanto que el órgano de dirección no acostumbra a pronunciarse en tono de denuncia, ni tampoco a inmiscuirse directamente en el tejemaneje político al interior de la institución, lo cual indica que “hay preocupación en las alturas”, según nos dijo uno de los consejeros off the record.

De acuerdo con la comunicación oficial, la defensa de la universidad pasa por una “disputa de intereses particulares que en nada consultan o atienden al interés colectivo fundamental”.

Para ampliar: La guerra por la Universidad del Tolima

 

“Es así como este Consejo, y el equipo directivo y jurídico de la Universidad del Tolima, ha tenido que hacer frente a un (sic) gran campaña de desinformación y un sinnúmero de tutelas, derechos de petición, acciones de nulidad electorales, entre otras, con las que algunos sectores minoritarios buscan deslegitimizar nuestras decisiones en torno al nombramiento del actual rector (…)”, dice.

El comunicado continúa señalando que “(…) el proceso de estabilización final de la universidad se puede ver truncado debido a estas maniobras que desconocen el trabajo colectivo de estudiantes, profesores, funcionarios y equipo administrativo, cuyos esfuerzos de austeridad hacen posible avizorar un panorama distinto, superando así la pasada administración que condujo a la UT adportas (sic) de la intervención” (descargue el comunicado).

Para ampliar: El físico que reventó la UT

 

La oposición en los tribunales

La Pipa consultó con varias fuentes acerca de los procesos judiciales que actualmente enfrenta la universidad, y encontró que se trata de seis demandas y dos tutelas, además de un arsenal de derechos de petición.

 

El profesor Félix Salgado, presidente de la Asociación Sindical de Docentes de la UT, lidera las acciones jurídicas en contra de la administración, junto a los abogados Eduardo Oviedo y Paola Sandoval.

 

La primera acción fue una demanda electoral interpuesta por el abogado Eduardo Oviedo, quien fue asesor jurídico de los tres últimos rectores: José Herman Muñoz, Héctor Villarraga y Jesús Ramón Rivera.

Oviedo demandó el Acuerdo 021 de 2016 a través del cual fue nombrado Omar Mejía como rector interino durante el primer año de transición. Aunque el fallo del Tribunal Administrativo conservó el espíritu del Acuerdo y, en ese sentido, no concedió las pretensiones de la demanda, sí controvirtió el término “interinidad” por no existir en la normativa de la universidad. Por ahora, la pelota está en la cancha del Consejo de Estado.

Para ampliar: UT: entre la incertidumbre, las piedras y los intereses personales

Oviedo trabaja de manera articulada con la abogada Paola Sandoval, quien dirigió el consultorio jurídico de la universidad. Junto con los dos abogados, el profesor Félix Salgado, presidente de la Asociación Sindical de Docentes de la UT, Asdut, lidera las acciones jurídicas en contra de la administración Mejía.

Según conocimos, viene una nueva demanda al Acuerdo 021 de 2016, que vuelve contra la figura de interinidad, el período de transición, pide el restablecimiento de los directores de programa, los secretarios de unidad académica y los asistentes de departamento, e insiste en que José Herman Muñoz no renunció, sino que fue obligado a dejar el cargo.

Es decir, se pretende volver a la universidad del 2016.

Estas son prácticamente las mismas pretensiones de una demanda de acción popular, distinta a las anteriores, que ya fue fallada en primera instancia a favor de la universidad, pero cuya apelación está en trámite.

También cursan dos demandas de nulidad en contra el Acuerdo 031 de 2017, que suspendió los procesos electorales en la universidad durante el segundo año de transición.

Sin embargo, aunque ambas apuntan a tumbar el mismo Acuerdo, las pretensiones son distintas: la primera, cuyo fallo sería conocido esta semana, pretende que se reabran los procesos electorales, fundamentalmente los del Consejo Superior. Dichos procesos ya fueron abiertos y los nuevos representantes elegidos y posesionados, el período de transición ya terminó y el rector fue elegido en propiedad, por lo cual no estaría claro cuál sería el efecto en la realidad, en caso de que se falle a favor de los querellantes.

Para ampliar: Omar Mejía, el hombre de la fortuna

La segunda va más allá y pretende echar abajo todas las actuaciones del Consejo Superior que fueron aprobadas por los consejeros cuyos períodos se encontraban vencidos (pero que seguían en el Consejo Superior porque las elecciones se encontraban suspendidas).

Cuestiones clave como la elección del rector en propiedad, el presupuesto de 2018, la creación de nuevos programas y las actuaciones en función de acreditación de alta calidad quedarían en un limbo jurídico, y podría constituirse una situación de caos institucional. 

Las últimas dos demandas de nulidad pretenden tumbar dos acuerdos clave. El 033 de 2016, que le devolvió la potestad nominadora al rector, y el 015 de 2017, que amplía el período de rector a 4 años y prohíbe su reelección.

En el caso del primero, se pretende facultar a los decanos nuevamente para que nombren directores de programa y secretarios académicos, y tumbar la decisión de que esos cargos sean ocupados por profesores de planta.

A las acciones judiciales se suma un arsenal de derechos de petición y tutelas que alegan la violación al derecho de acceder a la información oficial. Por ejemplo, supimos que se solicitó información personal (formación, remuneración, entre otros) de los profesores que tomaron cargos académico-administrativos como las direcciones de programa y las secretarías de unidad académica, a lo cual la administración se ha negado.

 

¿Intereses particulares o intereses colectivos?

Aunque el bloque oposición, conformado por algunos miembros de las juntas directivas de los tres sindicatos de trabajadores (Sintraunicol, Asepcut y Sintraofut), uno de los de profesores (Asdut), y un sector de los  estudiantes, argumentan que su objetivo es “restablecer la democracia” abriendo las elecciones en las representaciones así como de los decanos, existen versiones según las cuales lo que se pretende es generar un clima de ingobernabilidad, por un lado, y avanzar en un golpe de mano al rector, por el otro.

Eso es lo que en ciernes se expresa en el comunicado del Consejo Superior.

Según varias fuentes, la oposición supuestamente está bien conectada con la clase política departamental e incluso con el Tribunal Administrativo, y no estaría desligada de la campaña electoral que se avecina por la gobernación. Versiones que esta redacción no ha podido corroborar. 

De cualquier manera, en caso de que logren tumbar a Mejía, sería el tercer rector de la UT en caer en menos de 10 años, una institución definitivamente “dura de gobernar”.

La memoria selectiva de los que reventaron la UT

La memoria selectiva de los que reventaron la UT

* Este es un espacio de opinión y debate. Los contenidos reflejan únicamente la opinión personal de sus autores y no compromete el de La Pipa. 


Por Camilo Padilla

Ya estamos acostumbrados a esos espectáculos rabiosos de algunos estudiantes cuando se desarrollan los típicos debates por la rectoría de la Ut. Nada nuevo bajo el sol, y que sigue arrojándonos a la cara la misma pregunta: habrá una comunidad estudiantil capaz de deliberar respetuosa y críticamente en estos escenarios de consulta? Creo que estamos lejos de conseguirlo.

En parte esto es atribuible a la ausencia total de una cultura del debate democrático y a la pobre formación intelectual de muchos líderes estudiantiles.

Lo que sí representa un espectáculo absolutamente nuevo es que tantos los antiguos directivos de la época oscura de Muñoz y las organizaciones estudiantiles capturadas mediante ops, cargos directivos y proyectos de toda pelambre, como Alternativa, Aceu, entre otros, ahora se presentan a estos debates sin vergüenza alguna a gritar que los máximos responsables son los que se esfuerzan por reparar el desastre que dejaron.

Quiero decirles a estos despistados que la fábula que escucharon y la que están construyendo a diario solo ayuda a enrarecer el clima civilista y racional del debate universitario, con el único fin de volver a instalar a la costosa burocracia de amigos de todos los partidos políticos que necesiten enrolar, como ha sido costumbre en la universidad. Y lo digo como directo espectador de los hechos en mi calidad de representante estudiantil a la Facultad de Ciencias Humanas y Artes, y ahora como luchador ambientalista.

Lo que les voy a decir lo pueden corroborar en todos los informes disponibles en la web de la UT.

Todo este desastre empieza cuando exrector Muñoz despilfarro los ingresos de la institución, a pesar de recibir un superávit de $30.000 millones. Después de esta fiesta casi criminal, entregó en septiembre de 2016 una universidad con un déficit de $24.000 millones. Y claro, los responsables de esta debacle fueron no sólo los que ordenaban el gasto, el propio rector, sino los mismos directivos que debían certificar técnicamente si las inversiones eran viables o no, o sea, el señor Miguel Espinosa, ahora vindicado por algunos estudiantes y quien como director de planeación fue un cómplice clave en este desangre presupuestal.

Los actuales candidatos Botache y Velázquez con un descaro increíble ahora posan de víctimas de la crisis cuando estos mismos y los demás directivos de la época avalaron la contratación de personal con costos multimillonarios, léase, su burocracia personal. Lo que se sabe, y que hoy se olvida, es que además suscribieron un plan de choque para superar la crisis en 2016 recortando el bienestar estudiantil, acabando con el restaurante subsidiado, tercerizando la celaduría, las aseadoras, los conductores, etcétera. Sus ideas eran neoliberalismo puro y duro y la comunidad debe conocer estas y otras insensateces.

Ahora se rasgan las vestiduras porque no abre elecciones. Pregunta. Qué universidad abre elecciones cuando está en plena reestructuración y está atacando el déficit para poder pagar salarios? Ya algunos candidatos a rector están prometiendo acabar con la reforma que tiene a flote los pagos de salarios. Qué se va hacer con los decanos y representaciones que queden fusionados cuando se apruebe la reorganización de facultades? Ya los decanos de la época de la debacle (Botache, Velasquez, Montealegre, Martha Núñez y Ferrero) y que, repito, suscribieron la desfinanciación del restaurante estudiantil, ahora se niegan a la fusión de facultades porque no entienden a fondo los procesos de modernización de la academia, están en plena retaliación por la burocracia perdida y persisten en crear cuotas amigueras.

Pero la tapa de este revoltijo de ficciones y exageraciones es que ahora la rectoría en transición de Omar Mejía con la irreemplazable ayuda de los docentes de planta no hace sino actos de ilusionismo. Esto si es el colmo. Todas las entidades de control y vigilancia, como diputados, funcionarios del Men, pares evaluadores para la alta calidad y los propios líderes profesorales y de egresados de la universidad han reconocido que este señor a disminuido el déficit a casi $8000 millones para 2017, lo que es casi imposible en una entidad pública en un plazo de 18 meses.

Garantizó todas las prácticas académicas programadas, pagó todos los salarios y primas adeudadas, reestructuró las direcciones académicas y nombró allí docentes de planta, tal como pasa en cualquier universidad de calidad del mundo, no hizo ninguna masacre laboral, pues los funcionarios que salieron eran de libre nombramiento, o sea, nombrados a dedo. Tiene el restaurante funcionando a tope, garantizó todas las becas estudiantiles, gestionó el aumento de las transferencias departamentales de $2400 a $6500millones, lo que no pasaba desde 1993, solicitó el reconocimiento de la deuda histórica (pero el litigio sigue su compleja marcha, pues la gobernación siempre adujo ley de quiebras). Recuérdese que Mejía lo que hizo fue reconocer el paz y salvo en materia de transferencias de esta gobernación y no la de todos los períodos. Y hoy creo que varios siguen leyendo mal.

En fin, a Mejía le tocó bailar con la más fea. Pero, aún así, muestra que su política de empoderamiento de profesores de planta ha dejado un ahorro anual neto de casi $4500 millones año, cifra que también descuenta el aumento de la cátedra, lo que se aprecia fácilmente en los datos publicados por la división contable de la Ut. Y hasta Botache, en su afán de retórica vacía lo desconoce, haciendo gala de nuevo de su ignorancia frente a los números de la institución.

Los estudiantes deben leer los informes publicados, analizar las cifras, entender que en septiembre de 2016 la Ut tenía estos escenarios: cierre, intervención del Men, o reestructuración dentro de la autonomía. Ella optó por la última y lo está consiguiendo. Sin embargo, los amigos de Ñungo y antiguos militantes que nunca se pronunciaron contra la corrupción de su administración, como por ejemplo Alternativa, Aceu, OCE, Camilistas, etcétera, porque a todos sus cuadros políticos los tenía en la nómina. Los reto a encontrar un comunicado crítico de Ñungo en 2012, 2103, 2014 y 2015. Sólo ante la debacle y desde Facebook se pronunciaron lánguidamente la OCE y la Aceu desde enero de 2016, cuando ya no había pago de obligaciones, el déficit pasaba los $30.000 millones y la institución estaba cerrada por un paro. La única excepción fue la UP, quienes siempre denunciaron a Ñungo y su corte, ratificando su probidad en política.

Leyendo los informes de personal, Mejía bajo de 640 ops en era Ñungo a 140 ops en 2017, de 180 transitorios en era Ñungo a 88 en 2017, de 630 cargos de planta administrativa en era Ñungo a 570 cargos en 2017. Si estas son las cifras de dónde sacan los politiqueros de dentro y fuera de la institución que la universidad gasta más en personal administrativo que antes? Si las cifras muestran es que desde enero de 2017 a abril de 2018 mes a mes los gasto de personal disminuyen? Qué interés tienen en desinformar a los docentes y estudiantes?

Les puedo dar una idea: solo les interesa destruir la universidad para convertirla de nuevo en la bolsa de empleo de todos los partidos políticos, de derecha, de centro y algunos de izquierda. Comunidad universitaria, rodeemos a las administraciones decentes, vigilemos sus actuaciones, pero no permitamos que esa militancia totumera y convenientemente desinformada siga deteriorando el debate universitario y el funcionamiento cotidiano de nuestra institución.