El domingo en la mañana le preguntaron a Hoover Penilla, el comandante de la policía de Bogotá, sobre el agente del esmad que le disparó en la cabeza a Dilan Cruz. Penilla, el mismo que el viernes de la semana pasada no sabía dónde poner los ojos cuando hasta Peñalosa reconoció que en esa noche de pánico en Bogotá se planeó “una campaña orquestada para crear terror”, respondió:  

“Cuando a mí ese policía (el que le disparó a Dilan) me dice: hasta aquí me llegó mi vida, hasta aquí mi familia, hasta aquí mi profesión, hasta aquí todo…pues lógico que yo no puedo levantar a Dilan de ahí de esa cama donde está en este momento o de esa sala de cuidados intensivos, pero también tengo que ponerme en los zapatos de esta otra persona, (…) seamos lógicos”.

 

Y agregó: “Pero seamos coherentes también en todo sentido: El policía no sale a causarle daño a nadie, el policía no sale a maltratar a nadie”.

Al recordar esta intervención, queda claro que la lógica y la coherencia exigidas por Penilla van en contravía de la realidad.

La idea del/la policía que no sale a maltratar a nadie solo cabe en la cabeza de alguien que falsea lo sucedido, pues con los testimonios y los videos compartidos en las redes sociales desde el jueves de la semana pasada, es claro que sí ha existido un abuso de fuerza por parte de la policía y el esmad: motorizados y camiones de la policía transportando a vándalos y saqueadores; policías golpeando y arrastrando a manifestantes; un agente del esmad pateando el rostro de una manifestante – patada legítima según Álvaro Uribe porque “al SMAD (sic) no se le puede pegar”-; policías rompiendo vidrios de casas de barrios populares; un policía disparando a quemarropa a un manifestante en el portal de transmilenio de las Américas; cuatro policías golpeando a una pareja a la que después le pasan una moto de la policía por encima; agentes del esmad disparando indiscriminadamente a manifestantes que caminaban pacíficamente.

Es amplio el material probatorio que confirma que el comandante de la Policía ha distorsionado lo que muchos de sus subalternos han realizado en estos días de paro nacional.

En el asesinato de Dilan Cruz, el discurso del comandante de la Policía metropolitana también es encubridor: En lugar de reconocer que su subalterno violó el manual de procedimiento del Esmad al dispararle al joven de 18 años, de forma directa, una munición recalzada prohibida por el Derecho Internacional Humanitario; Hoover Penilla decidió victimizarlo al punto de sugerir que el agente sería injustamente destituido. Es el mundo al revés. Por poco y Penilla le exige a Dilan que indemnice a quien le disparó.

Pero no solo Penilla hace este tipo de declaraciones. El sábado en rueda de prensa, el presidente Duque afirmó: “Rechazo categóricamente las afirmaciones tendenciosas y politiqueras que están tratando de insinuar que es la fuerza pública la que promueve el vandalismo”.

En esa misma rueda de prensa al general Óscar Atehortúa se le preguntó por los ataques de policías a ciudadanos indefensos, a lo que contestó: “lo invito también a que observe las imágenes de los policias en tierra, en indefensión, con vándalos encima de ellos, maltratándolos con piedras y con elementos contundentes y que me pida a mí mismo que también investigue a estos vándalos”, evadiendo lo que se le estaba preguntando.

Ayer en entrevista con una emisora colombiana, Iván Duque afirmó: “El Esmad y la Policía ha actuado (sic) buscando tener toda la prudencia”, y enfatizó en que “es importante que no se lleve a una afirmación como decir que la Policía de Colombia es una Policía asesina, porque la Policía ha estado siempre presta a defender al pueblo colombiano”.

En la línea de Duque y Penilla, este martes el ministro de defensa Carlos Holmes Trujillo apoyó al Esmad, dijo no estar de acuerdo con la propuesta del desmonte y manifestó que no hubo uso de armas ilegales y no convencionales en el asesinato de Dilan.

El asesinato de Dilan Cruz y la respuesta falaz y agresiva de los altos mandos de la Policía responden a la política institucional antidemocrática y lenguaraz instaurada desde hace varios años en el país que ha hecho caso omiso a múltiples denuncias y que ha dejado muchas víctimas. Carlos Giovanni Blanco, Nicolás Neira, Óscar Leonardo Salas y Édgar Bautista son cuatro de los 20 asesinados en Bogotá por el esmad en su 20 años de existencia.

Jairo Alonso Acosta en Bucaramanga, Johnny Silva en Cali, Victor Alberto Triana en Facatativá y Belisario Camayo Guetoto, también fueron asesinados por este escuadrón que empezó a funcionar en la presidencia de Andrés Pastrana. A la par de las faltas y crímenes del esmad, la larga lista de antecedentes judiciales que involucra a suboficiales y oficiales en asaltos, fleteos, feminicidios, goles a periodistas, corrupción, abusos de autoridad y el escándalo de la comunidad del anillo, conlleva a que la ciudadanía descrea de la Policía.

Hoover Penilla, Óscar Atehortúa e Iván Duque han manifestado que se abrirán investigaciones para esclarecer lo sucedido. Nadie queda tranquilo en Colombia con las pesquisas del Gobierno nacional y la Policía cuando en muchos de los casos en los que están involucrados uniformados/as la justicia no actúa, y cuando se sabe que en los asesinatos de Nicolás Neira, Jhonny Silva y Óscar Salas sus familias tuvieron que luchar más de 12 años contra la dilación y encubrimiento de la Policía, las alcaldías, la Fiscalía General de la nación y las gobernaciones departamentales para que el final el Estado aceptara que los tres jóvenes fueron asesinados por el esmad. En el caso de Dilan, hoy el Instituto de Medicina Legal confirmó que fue un homicidio, conclusión que, se espera, compromete al Estado a ejercer justicia de manera expedita.

En Colombia están pasando cosas que por mucho tiempo se creían improbables. En estos días la ciudadanía ha conocido algunas expresiones disidentes de uniformados que lamentan lo sucedido con Dilan Cruz, rechazan el modo de actuar de sus instituciones en la actual coyuntura y apoyan el paro nacional.

El domingo en la noche se hizo viral el video de un policía que dice: “Gracias, de todo corazón, no todos los policías somos iguales, queremos un país mejor también, no podemos protestar como ustedes pero gracias por hacerlo por nosotros”. [1] Brandon Cely Páez tenía 21 años y en un video afirma: “Me han quitado la voz y el voto acá en el ejército, no tengo derecho a opinar, no tengo derecho a decir las falencias del sistema, o sobre las irregularidades que tiene el ejército”. Y continúa: “Me señalaron como un disociador y entonces yo, para salvaguardar mi bienestar, pedí poder salir de la base, lo que acarrea de 2 a 6 años de cárcel por delito de deserción. Por eso hago este video para protestar, apoyar a los estudiantes, ánimo a todos para que peleen, peleen por nuestra educación (…) Apoyo totalmente y plenamente el paro colombiano por las inconformidades del pueblo, y como soy soldado y no puedo decir esto, he decidido acabar con mi vida”.[2] De acuerdo a la versión del ejército, Brandon se suicidó el sábado pasado.

En la noche del martes se conoció el video de Juan Sebastian Mendieta Herrera que con un Galil 556 en sus manos, expresó: “Así termine en una corte marcial, pero yo apoyo el hijueputa paro (…), que sigan las manifestaciones porque estamos peleano por derechos propios, por derechos que nos pertenecen (…), quiero salir a estudiar pero si salgo, a dónde me voy a ir a estudiar?”[3] Y ayer en entrevista con una cadena radial, Juan Sebastian reiteró: “somos solidarios con un país, me solidaricé con las personas que se encontraban manifestando por nuestros derechos”.

En la coyuntura actual en la que la población ha perdido el miedo y exige justicia por el asesinato de Dilan, solo la honestidad para reconocer los errores y el compromiso con el desmonte del esmad, sacará del atolladero a una institución desacreditada; cosa difícil si desde la presidencia hasta la comandancia de la policía se sigue sosteniendo un relato cómplice de lo hecho por el esmad y varios/as uniformados, pero no imposible si las voces disidentes se suman a la gente que hoy completa 8 días en las calles que se expresa con creatividad, burla, ironía, baile, rabia y alegría.

Es sabido que en tiempos de transformación histórica en las sociedades acontece lo impensable e inimaginable. ¿Alguien esperaba que de la institución castrense salieran expresiones de apoyo al paro nacional y de rechazo a lo que la misma institución estaba haciendo contra la población manifestante? He ahí la importancia del mensaje de un policía y de los soldados Brandon Cely Páez, Juan Sebastian Herrera Mendieta que siendo mimbros activos de una institución jerárquica, arbitraria y silenciadora, deciden expresarse porque saben que el país no se merece una dirigencia sorda que niega e insiste en reprimir las exigencias legítimas de la gente. Opuesto a la risa, la creatividad, el cariño, la ternura, la mordacidad, la burla y la ironía del lenguaje popular que se ha tomado las calles de Colombia desde el jueves 21 de noviembre, el pronunciamiento de Penilla, Duque, Atehortúa y Holmes Trujillo es la expresión fatua de hombres desesperados porque saben que el pueblo solo dejará de expresarse y movilizarse en las calles cuando se hagan realidades las exigencias de educación, salud, empleo digno, tierra para las víctimas del conflicto, desmonte del esmad, fuera paquetazo, entre otros puntos de la agenda del paro nacional.

………

Hoy en Colombia tambalea el proyecto embaucador de los/as señores de la guerra. Hoy el país completa ocho días de manifestaciones pacíficas rechazando un proyecto de sociedad mísera. Hoy los embustes del oficialismo no tienen cabida en las calles donde la gente baila, se escucha y canta recordando que al pueblo nunca se le arrebatará la risa, la burla y la dignidad.

Pdta. Hoy el país está pendiente de lo que suceda con Cristian Camilo Gómez Caicedo, joven que salió ayer a manifestarse y que ante la represión del esmad cayó del puente de la calle 183 en Bogotá.

 

[1] https://noticias.canal1.com.co/noticias/conmovedor-policia-pide-perdon-en-el-lugar-donde-hirieron-a-dylan-cruz-y-agradece-a-los-manifestantes/
[2] https://www.youtube.com/watch?v=vQQLSv-Zuac
[3] https://www.youtube.com/watch?v=4eR4VW34yDs