De nuevo en elecciones, la convocatoria para ver estampados en vallas, postes y camisetas caras y nombres de candidatos o en cadenas de whatsApp, en cualquier elevada de cometa, sancocho, parque, que fatigante resulta la rutina de campaña.

En la actualidad la política se maneja como una empresa de marketing y las campañas se viven como una maratón en poco tiempo se intenta; debatir, convencer, persuadir al electorado y para lograrlo algunas son; osadas, innovadoras, conservadoras, versátiles y graciosas.

Los slogans políticos logran que los ciudadanos apoyen una idea sin saber el programa del candidato en cuestión, el año anterior al termino del resultado que hoy nos tiene en este barco ebrio, surgió el mantra uribista ¡Duélale a quien le duela! Y hoy no hay duda del dolor que produce tan nefasto resultado.

Ahora las elecciones regionales convocan al ciudadano a construir país desde lo local, gobernaciones, alcaldías, consejos, asambleas departamentales son cargos de elección popular. Surge siempre la duda si es  posible el reordenamiento de los poderes locales o se mantendrá el status quo porque no hay duda del peso y poder de las dinastías familiares (por siglos existentes en nuestro país) en todos los niveles del árbol genealógico y ramas del poder público, en pocas palabras un asunto que ya hecho raíz.

Las elecciones en el Tolima no son la excepción y menos las de su capital los Slogan´s de campaña están entre: capilares, de regeneración, personalistas o familiares. La capital ibaguereña no escapa al aluvión de opciones políticas.

El candidato a la alcaldía de Ibagué Leonidas López por el partido Centro democrático tiene el siguiente slogan “Con suficientes canas para hacerlo bien” una estrategia capilar que nos rememora lo vivido el año anterior.

En la elección presidencial del 2018, vimos el inicio de un Iván Duque joven, pero con el tiempo se fue “envejeciendo” o mejor tinturando, las canas comenzaron a asomar en su cabellera una estrategia dudosa pero efectiva, y es que el candidato que no contaba con experiencia en ningún cargo de gestión pública, gano y creo que en alguna medida fue por la tintura. Una estrategia del partido con tintes extremos o los comienzan a envejecer o los presentan más viejos.

Por su parte Albero Girón de la coalición Mais – AICO tiene como Slogan #Yosoygiron, muy cierto es él y solo él. No hay ni de riesgos un ápice de ciudad o de sus ciudadanos. Por su parte Alfredo Bocanegra de Colombia renaciente y Cambio Radical, cuyo slogan es Ibagué renacerá,  aunque pocas veces hemos estado bien, no estamos tan mal. Ese slogan me recuerda la actitud fatalista de algunos sectores en la ciudad.

Y los apellidos conocidos aparecen en este caso Los Barreto una familia que se mueve por todas las ramas del poder ejecutivo y en todos los posibles niveles del parentesco.

Ahora es José Barreto (aunque descalificado por su primo el gobernador) es candidato de la coalición Partido de la U, ASI y MIRA. Pero los asuntos familiares son complejos por que el gobernador si adopta otros candidatos, pasa hasta en las mejores familias.

Sin duda estas campañas han optado por frases simples y directas que intentan motivar al votante y crear recordación, pero antes de dejar su voto en la urna es pertinente pensar en planificación, proyectos de ciudad y ciudadanía.

La gestión de las administraciones regionales y locales son parte esencial del crecimiento y planificación de las políticas públicas, es decir, en bien de lo público y común, lo cual queda en duda si se mira con detenimiento el Informe Monitor Ciudadano sobre la corrupción en el periodo 2016-2018.

En este informe el panorama resulta ser poco alentador. “Entre enero de 2016 y julio de 2018 el Monitor Ciudadano identificó 327 hechos de corrupción reportados por la prensa nacional y regional en los 32 departamentos del país.

El 69 % de los hechos son de alcance municipal, el 25 % de nivel departamental y un 6 % de hechos restantes correspondieron a hechos de alcance nacional. El proceso de sistematización refleja únicamente los datos de los registros periodísticos encontrados y posteriormente sistematizados[1]”. La corrupción el cáncer que ha hecho metástasis en carteras específicas de los entes territoriales locales.

Y parece ubicarse el mal como en el cuerpo, en órganos de esencial funcionamiento educación, salud e infraestructura según el informe “Cerca del 56 % del total de los hechos de corrupción analizados afectaron los sectores de Educación (16 %), Infraestructura y Transporte (15 %) Salud (13%) y Función Pública (12%).

Esta situación coincide con los sectores mayormente afectados en el informe sobre hechos de Corrupción en Territorios de Paz (2010-2016)” (pág. 28: 2018). Este cáncer de la corrupción sigue enquistado tanto en las prácticas políticas como en sectores sensibles de las instituciones públicas.

Por tanto es necesario que todos los candidatos compartan el slogan de NO A LA CORRUPCIÓN, quizás en eso podamos coincidir todos, ahora solo queda saber cuáles son sus planes y proyectos de ciudad, ya que un votante informado pueda ser la cura a tan nefasta enfermedad que corroe al país.

 

[1] Así se mueve la corrupción. Radiografía de los hechos de corrupción en Colombia 2016-2018. Bogotá. Link: https://transparenciacolombia.org.co/Documentos/2019/Informe-Monitor-Ciudadano-Corrupcion-18.pdf