En este mismo portal días atrás a través de un interesante artículo titulado “Congresistas del Tolima le hicieron el quite a la Prohibición del Fracking” quedó registrada la postura que en las primeras de cambio, empiezan a asumir nuestros electos representantes tolimenses en el seno del Congreso de la República, en asuntos tan sensibles y de especial atención para este departamento, como el ambiental.

El mencionado artículo suscitó diversas reacciones entre los lectores y a juzgar por las recientes declaraciones del Senador Miguel Ángel Barreto en sus redes sociales, parece que éstas llegaron a su despacho y de inmediato anunció su oposición a cualquier intento de explotación de petróleo vía Fracking.

En su cuenta de twitter el pasado viernes 3 de Agosto, el Senador Barreto afirmó:

 

 

Una interesante afirmación, que debe saludarse con entusiasmo, pero sobre la cual, también debe permitírsenos el beneficio de la duda.

Y no cualquier tipo de duda, pues ésta, es una duda razonable dados los antecedentes de la casa política de la que proviene el Senador Barreto y desde la cual se han lanzado los más férreos ataques a las acciones de defensa del territorio y el ambiente en nuestro departamento.

Basta con hacer un recorrido en el tiempo y encontraremos motivos suficientes para recibir con beneficio de inventario tan rimbombante anuncio por parte el Senador Barreto.

Contexto: Los ‘amigos’ de Anglogold en el Tolima

Inicialmente debe recordarse que el Senador Barreto se debe políticamente a su primo,  el actual Gobernador del Departamento, Oscar Barreto Quiroga, hoy por hoy el máximo dirigente Conservador del Tolima, un hombre todopoderoso dentro de las toldas azules a nivel regional, quien precisamente en las pasadas elecciones al Congreso de la República capitalizó para su primo una votación cercana a los 80 mil sufragios, de los cuales, algo más de 68 mil fueron obtenidos en tierras tolimenses. 

Y fue precisamente este potencial electoral lo que permitió al joven Senador ubicarse dentro de Top 10 de los parlamentarios del Partido Conservador más votados en todo el país.

De tal suerte que es abiertamente conocido que el salto dado desde la Cámara de Representantes por el hoy senador Miguel Ángel Barreto al Senado de la República, se debió al apoyo irrestricto brindado por el Gobernador Barreto Quiroga, un “pequeño” impulso que le significó pasar de los 22 mil votos obtenidos en el 2014, a 80 mil cuatro años después.

Una votación realmente atípica en un congresista de perfil bajo y que no tuvo mayor figuración en la actividad legislativa como para soportar en su trabajo este incremento en su potencial electoral.

Esta dependencia clara del senador Barreto Castillo a la casa política regida por su primo Oscar Barreto Quiroga, hace poco creíbles sus recientes y repentinas afirmaciones con respecto a su compromiso con la defensa del ambiente.

Las actuaciones de este sector político dan muestra de todo lo contrario, y en cabeza del propio Oscar Barreto, los tolimenses hemos presenciado cómo este dirigente político ha salido vehementemente a defender la megaminería en nuestro territorio, tal como quedó registrado en los siguientes sucesos.

La Consulta Popular de Cajamarca

Durante el desarrollo de este valioso proceso de participación ciudadana, el gobernador Oscar Barreto Quiroga  siempre mantuvo una postura “tibia” frente a la consulta popular que buscaba detener la explotación de la mina “La Colosa” en Cajamarca.

Contexto: Anglogold Ashanti: tropiezo tras tropiezo

Sus posturas bastante tenues y evasivas frente a un proyecto minero que movilizó a todo el departamento y en especial a los habitantes de Cajamarca fue en su momento duramente cuestionada por diversos sectores de la sociedad.

Sin embargo, no era menos cierto su cercanía con Carlos Hernando Enciso, quien fuera su secretario de Infraestructura, justo antes de asumir la gerencia de Asuntos Corporativos de AGA, en La Colosa, y quien ha aceptado que para entonces la Anglogold financió a “casi” todos los partidos políticos, con excepción del Polo Democrático y el Partido Verde.

Este exfuncionario de Anglogold,  aseguró a la opinión pública que en las pasadas elecciones locales, la compañía minera hizo aportes al Partido Liberal, Partido de la U, Cambio Radical y al Centro Democrático.

Contexto: El desespero de Milton

Luego entonces, esto podría explicar el porqué de las endebles posturas del gobernador ante un hecho tan abiertamente nocivo para el ambiente como lo era la explotación minera de “La Colosa”.

Sin embargo, el asunto no termina allí, pues debe igualmente recordarse que el actual Alcalde de Cajamarca, Pedro Pablo Marín, resultó elegido con el apoyo de un equipo de dirigentes políticos regionales pertenecientes a los partidos que precisamente fueron financiados en aquel entonces por la multinacional AngloGold Ashanti como lo fueron: Carlos Edward Osorio, representante a la Cámara del partido de la U; Milton Restrepo, diputado del Centro Democrático y por supuesto el propio Miguel Angel Barreto, representante del partido Conservador.

 

De izquierda a derecha: Mauricio Pinto, Miguel Barreto, Pedro Marín, Carlos Edward Osorio y Harold Urrea durante un acto de campaña por la alcaldía de Cajamarca.

 

Adicionalmente debe señalarse que, el hoy senador Álvaro Uribe, fue quien autorizó la exploración minera en zona rural de Cajamarca, y que las relaciones en ese entonces entre el ‘barretismo’ y el ‘uribismo’ gozaban de buena salud y vivían toda una luna de miel.

Contexto: En Cajamarca, el ‘barretismo’ se tragó a Carlos Edward Osorio

 

La objeción al Acuerdo que prohibía la minería de metales en Ibagué

El año pasado se suscitó también un nuevo round entre la defensa ambiental del territorio y el gobernador Oscar Barreto. Este nuevo capítulo tuvo como eje central la objeción presentada por Barreto Quiroga al Acuerdo municipal que pretendía prohibir en el Municipio de Ibagué actividades de prospección, exploración, construcción, montaje, explotación y transformación minera.

Contexto: La Consulta que no fue

En esta oportunidad el Gobernador Barreto Quiroga respaldado en una petición que le hiciera la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado – la cual no le era vinculante – ,  tomó la decisión de objetar el mencionado Acuerdo y enviarlo a control de legalidad al Tribunal Administrativo del Tolima, instancia judicial que meses después terminó fallando a favor de las objeciones presentadas por el Gobernador.

Un polémico fallo en el que claramente se desconoció el precedente jurisprudencial, de que trata de la sentencia T-445 del año 2016.

Esta situación que dejó a la ciudad de Ibagué sin limitantes a la explotación minera dentro de su jurisdicción, evidenció una vez más, la afinidad de la casa Barreto con la causa minera, dejando entrever que su compromiso con la megaminería al menos hasta el año pasado se ha mantenido incólume, sin que a la fecha se hayan conocido circunstancias que permitan evidenciar lo contrario.

El presupuesto para el ambiente

Un tercer y último elemento de análisis para permitirnos tener dudas razonables sobre el verdadero compromiso con los temas ambientales por parte del Senador ‘barretista’, es el presupuesto que  para la vigencia 2017 la actual administración del Gobernador Barreto, orientó a los asuntos en materia ambiental.

Es así como de los 140 mil millones del presupuesto para inversión de la vigencia 2017, tan solo 11 mil millones fueron destinados al macroproyecto “Sostenibilidad Ambiental, manejo del Riesgo y Adaptación al Cambio Climático”, pero lo que es más llamativo aún, es que de este monto, 7.200 millones se apropiaron para un proyecto denominado “Mejoramiento y/u Optimización de acueductos, alcantarillados y sistemas de aseo para Comunidades y Territorios de Paz en el postconflicto en el Tolima”, un rubro bastante exótico para este macroproyecto, que se supone debería estar orientado a los asuntos netamente ambientales como su mismo nombre lo indica y no para cuestiones propias del saneamiento básico de las comunidades.

De tal suerte que tan solo algo mas de 3 mil millones de pesos son los que a 2017 se destinaron por parte de la administración Barreto a la salvaguarda de los recursos ambientales de nuestro departamento, una suma realmente ínfima, pero que evidencia tanto el compromiso de este gobierno como el interés de esa casa política con las cuestiones ambientales.

Estos aspectos que han caracterizado al mentor y a la casa política a la que pertenece el Senador Miguel Angel Barreto, son argumentos suficientes para dudar de sus reales intenciones de avanzar en una clara defensa del ambiente desde el Congreso de la República.

Simplemente para cerrar este corto artículo, recordemos una entrevista que en el año 2014 le hiciera el periódico El Nuevo Día al entonces candidato a la Cámara de Representantes Miguel Ángel Barreto.

¿ Un tema local es La Colosa y a la vez tema de campaña. Cuál es su posición con respecto al proyecto? 

Tal y cómo está planteado el proyecto no estoy de acuerdo, porque cuando hay detrimento del medio ambiente, en la producción agropecuaria, en lo social, no hay garantías.

He revisado el tema impositivo, ¿En cuánto se va a beneficiar el Tolima? y encuentro que el porcentaje del oro es mínimo y fuera de eso la reforma a las regalías que aprobó el presidente Santos se lleva todos los recursos para Bogotá. Mientras no haya claridad no comparto la minería a cielo abierto.

Hoy estamos viendo lo que está pasando con la Drummond y que el Estado no tiene la capacidad para manejar esa locomotora, además se le está saliendo de las manos”. 

A pesar de sus afirmaciones y anuncios de campaña, años después – tal como lo mencionamos- al ahora Senador Miguel Ángel Barreto se le vio en tarima apoyando una candidatura a la Alcaldía de Cajamarca, abiertamente prominera; y lo que es peor aún, ahora que es Senador y al parecer por esas cosas extrañas que no logran tener una explicación clara, el Senador Barreto no pudo suscribir el proyecto de Ley que radicaran sus colegas en contra del uso de la técnica de Fracking para la explotación de hidrocarburos en el país, y tal cual como lo hizo en el 2014, sus anuncios sobre su compromiso ambiental quedan registrados en los medios pero no en los hechos.

Ojalá Senador Miguel Ángel Barreto que esta vez del dicho al hecho no haya ningún trecho y sus palabras guarden coherencia con sus actuaciones.