En el marco del maltrecho proceso de implementación de los acuerdos de paz con las Farc, es una buena noticia que el pasado 10 de mayo hayan tomado posesión ante el presidente Santos, las personas que integran la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, CEV, teniendo como presidente al sacerdote jesuita Francisco de Roux, reconocido trabajador por el desarrollo y la paz, e inspirador de los programas que con este fin trabajan en 27 regiones del país.

Debemos recordar que los objetivos de esta Comisión están referidos a: 1) Contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido y ofrecer una explicación amplia de la complejidad del conflicto armado, 2) Promover y contribuir al reconocimiento de las víctimas; de responsabilidad de quienes participaron directa o indirectamente en el conflicto armado; y de toda la sociedad de lo que sucedió, y, 3) Promover la convivencia en los territorios, mediante un ambiente de diálogo y la creación de espacios para oír las diferentes voces. Hay que mencionar que la Comisión tendrá una duración de tres años, en los cuales debe generar los resultados esperados y que se creará un Comité de Seguimiento y Monitoreo a la implementación de las recomendaciones que surjan.

Según los primeros pronunciamientos luego de la posesión, se conoce que se trabajará un periodo que va desde finales de los años sesenta hasta la firma del acuerdo, pero se reconoce que será necesario mirar más atrás para entender el contexto histórico que originó y permitió el conflicto, con una mirada que tenga en cuenta los grupos étnicos (indígenas y afrodescendientes).

Se buscará establecer los patrones de las grandes formas de violencia que se produjeron en el conflicto para explicar como lo expresa el sacerdote de Roux: “por qué se produjo la violación de las mujeres en forma tan masiva; por qué llegamos a tener más de 7 millones de desplazados, 8 millones de víctimas, más de 200.000 civiles que no tienen nada que ver en la guerra y que fueron asesinados por los actores armados y más de 80.000 desaparecidos”.

En el marco de sus funciones la CEV, creará espacios en los ámbitos nacional, regional y territorial, por lo que se espera que en el Tolima se desarrollen audiencias públicas, con el fin de escuchar diferentes voces y promover la participación de los diferentes sectores de la sociedad regional, incluyendo a quienes hayan participado de manera directa o indirecta en el conflicto.

Algunos sectores, en medio de la polarización que vive el país, han señalado sus reservas con este proceso, especialmente una parte importante de los militares retirados, que no ven con buenos ojos la designación de algunos miembros de la Comisión por haber sido defensores de derechos humanos, sin embargo, se espera que el informe final que produzca sea lo más objetivo y transparente para que de una vez por todas los colombianos sepamos la verdad de lo que sucedió para que la historia de la violencia fratricida en Colombia no se repita.