La prensa local ha presentado la movida de Carlos Edward Osorio hacia la campaña de Iván Duque como una ‘voltereta’, del ‘santismo’ al ‘uribismo’, una suerte de traición al partido de gobierno del que ha recibido todo tipo de beneficios.

Sin embargo, a juzgar por los datos, ese presupuesto es falso.

Frente al proceso de paz y su implementación normativa en el Congreso – tema crucial para el gobierno de Juan Manuel Santos -, se puede afirmar que el Representante estuvo más cerca de la bancada del Centro Democrático que la del partido de la U, que sí estuvo comprometida con la paz.

Los datos se encuentran en dos portales especializados, uno, sobre la labor legislativa (Congreso Visible, de la Universidad de los Andes) y el otro, sobre la implementación del Acuerdo de paz (#SíHayPorQuienVotar, desarrollado por la organización Viva la Ciudadanía).

De acuerdo con este último, de los siete proyectos que radicó el ejecutivo en la Cámara de Representantes en la segunda legislatura del año pasado (20 de julio a 30 de noviembre) para ser aprobados mediante la modalidad de “fast-track”, Carlos Edward no votó la mayoría de ponencias y conciliaciones (es decir, fue a calentar silla) y en algunas ni siquiera asistió.

De hecho, en asuntos que beneficiarían directamente al departamento del Tolima (a parte del dividendo que en sí mismo ha traído la terminación del conflicto armado sobre todo en el sur), como la reforma a las regalías, gracias a lo cual llegaron recursos para vías terciarias y hay actualmente una convocatoria en el OCAD de paz para que la gobernación presente iniciativas, Carlos Edward se ausentó. 

En otro dos proyectos neurálgicos para el proceso, como las curules para las víctimas y la reforma político-electoral, Carlos Edward no votó.

Contexto: Consejo de Estado revivió la esperanza de las víctimas en el Tolima por su curul

Estos fueron los proyectos y el comportamiento del Representante:

El Acto Legislativo que Reforma las regalías para la financiación de la implementación del Acuerdo Final: se ausentó durante la presentación de la ponencia y no votó la conciliación.

La ley orgánica que Exceptúa a la UNP del artículo 92 de la ley 617 de 2000, para permitir la ampliación de su planta de personal: no votó. 

La ley que crea el Sistema Nacional de Innovación agropecuaria que desarrolla algunos puntos de la Reforma Rural Integral: no se presentó la ponencia por la dilación en el legislativo. 

El acto legislativo que asegura el monopolio de las armas por parte del Estado y prohíbe el Paramilitarismo: no votó. 

La Ley estatutaria de la administración de justicia de la Jurisdicción Especial para la Paz: no votó.

El proyecto de acto legislativo que buscaba crear las 16 Circunscripciones Especiales Transitorias de Paz: no votó. 

El proyecto de acto legislativo que realizaba una reforma política y electoral: no votó. 

Como se puede ver, y pese a que recibió ‘mermelada’ del gobierno Santos – por ejemplo, el control de entidades descentralizadas como el Fondo Nacional del Ahorro y el Departamento de Prosperidad Social – Carlos Edward Osorio le jugó doble a la principal bandera del Presidente, el proceso de paz. 

A diferencia de dos votos en contra, el “apoyo” al proceso de paz por parte de Carlos Edward fue prácticamente idéntico al de Pierre García, quien, al lado del ex presidente y Senador Álvaro Uribe, fue un opositor acérrimo de los Acuerdos.

(Cabe anotar que las votaciones a favor de los proyectos para la implementación del Acuerdo de paz por parte de los representantes del Tolima, juntos, suma apenas el 38%, ocupando el discreto puesto 34 entre las 36 circunscripciones. Mostrando un escaso compromiso con la paz).

Paradójicamente, bancadas de oposición, como la del Polo Democrático y la de la Alianza Verde, que no están dentro del esquema clientelista de Palacio, acompañaron al gobierno en cada uno de estos proyectos.

 

Elaborado por Viva la Ciudadanía.

La hipótesis

Lo anterior deja ver que la tal ‘voltereta’ para irse con el candidato del ‘uribismo’ no existe y que, según las fuentes que consultamos, en realidad Carlos Edward es más cercano al Ex presidente Uribe que a Juan Manuel Santos.

“Si hubiera ganado la curul, estaría presionando duro para dividir el partido de la U y evitar su apoyo a Vargas Lleras”, nos dijo una persona cercana.

Según varias personas del equipo del Representante que consultamos, Carlos Edward siempre les habló muy bien de Duque, y tenía plena seguridad de que sería el candidato de uribe.

“Ellos son cercanos, tienen una relación personal. Son amigos. Nadie en el Tolima es más cercano a Iván Duque que él”, nos dijo esa misma fuente.

La otra versión que hay es que Carlos Edward llegó a la política con Uribe.

Se eligió diputado en 2008 en el partido de la U (durante el gobierno Uribe y la época en que Barreto se autoproclamaba el gobernador más uribista del país) y renunció para ir a la Cámara en 2010, también de la mano de Uribe, durante la primera campaña de Juan Manuel Santos.

“Para la campaña de 2014, Carlos Edward ya tenía un lugar asegurado en la U, y habría sido traumático irse al Centro Democrático, además de que le cobraban doble militancia y reventaría a los uribistas que tenían el puesto asegurado en la lista. Y como la decisión de saltar al Senado estaba tomada, decidió quedarse ahí”.