Por Camilo Arteaga

Germán Vargas Lleras sabe de la política desde cuando se paseaba en bermudas y camisetas de superhéroes sobre la mesa del consejo de ministros en el gobierno de su abuelo, el Presidente de la República Carlos Lleras Restrepo.

Por eso, y además por su conocimiento de la política, de la maquinaria y del menudeo, por su temperamento y carácter, difícilmente alguien le puede meter los dedos en la boca en esa materia.

Y eso mismo pretendieron los ‘Asesores Espirituales’ del Gobernador Oscar Barreto (Olga Lucía Alfonso, Andrés Hurtado, Ricardo Orozco, Giovanni Molina y Alexander Castro) en el evento organizado en el parque Murillo Toro: meterle los dedos a la boca al nieto del Doctor Lleras Restrepo.

Lo anterior, con la salvedad de que ya les habían anunciado que “el establecimiento es implacable” y que “Vargas Lleras le guarda su coscorrón, y se lo pega cuando usted menos piense”.

El pasado martes, los ciudadanos que transitaron el centro de Ibagué, vieron de primera mano el funcionamiento sin asco de una maquinaria política: la del ‘Clan Barreto’, que lidera el Gobernador, y que en el evento cantó y mostró de frente sus cartas en respaldo a Vargas Lleras, dos semanas antes de que el partido conservador, que le dio el aval para ser elegido, tome su decisión oficial el próximo 4 de marzo en Convención Nacional.

Con esto, el ‘barretismo’ mostró un desprecio absoluto por las decisiones de un partido que siempre le ha mostrado su apoyo y de la clase política que lo ayudó a elegir con sus poderes regionales.

Más de 200 buses asignados a los municipios, otro centenar para todos los barrios de la Capital, tarima tipo concierto para estadio, sonido y pantallas Full HD, almuerzos, refrigerios y planillas. Toda la maquinaria oficial se volcó a la reunión del candidato.

La orden era que todos aportaran. A los contratistas les pidieron de a 10 a 15 personas, a los líderes les pidieron más. Barrio por barrio revisaron para que todos los que tuvieran contrato llegaran, a líderes y alcaldes de Municipios la orden era llenar los buses hasta con la tercera edad.

Se movieron asociaciones de mujeres, grupos de la tercera edad, población vulnerable y grupos de bandas juveniles que aún no tienen cédula para ejercer el voto, en los alrededores se tomaban fotos a los líderes con la gente que llevaban para que quedara prueba de que sí habían trabajado.

Todo este “trabajo logístico” fue coordinado por el gerente de la campaña ‘vargasllerista’ en el Tolima, Santiago Barreto (sobrino del Gobernador), quien aspira a viceministerio, y por el otro ‘Asesor Espiritual’ del Gobernador,  Alexander Castro Salcedo. Lo que indican los indicadores es que estar con las toldas de Vargas Lleras era la que le faltaba para acomodarse, entre los varios acomodos Políticos durante su polémica y corta historia política que hemos relatado en este mismo espacio.

Pero todo ese derroche de estrategia logística y de un trabajo político que han hecho y dicen “supuestamente” tener los que posan que le hablan al Gobernador, es decir, los Orozco, los Hurtado y los Alfonso, solo les alcanzó para mal contadas por expertos de la mecánica política y cercanos al ‘barretismo’, no más de 5.000 personas.

Como a la novia que dejan vestida en la puerta de la iglesia sin llevarla al altar, así quedó el candidato Vargas Lleras que le habían prometido llevar más de 20.000 personas al principal parque de la capital, así como lo han hecho estructuras políticas de Norte de Santander, que incluso desde la cárcel (como el caso del ex alcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez) movilizan más de 25.000 personas; o los clanes de Córdoba, o los Char en Barranquilla, así quedaron todos los invitados a la fiesta, que desde el balcón del piso 10 de la Gobernación observaban y quienes pasaron el trago amargo, sin champaña ni vino, a secas.

Se notaba la cara de angustia en los asistentes a la formalización del matrimonio entre los Barreto y Vargas Lleras. El novio antes de entrar a la iglesia ya quería firmar su separación. Por ahora el ‘barretismo’ con Vargas Lleras tuvo su primer y mega imponente fracaso, solo es ver las redes sociales del candidato que solo posteó una lánguida imágen de su reunión en el Murillo Toro, en contraposición de su fervor en Norte, cuyas imágenes le dieron margen al candidato hasta para rebatir los resultados de las encuestas que lo tienen en el tercer lugar de intención de voto y por debajo de Gustavo Petro y Sergio Fajardo.

Pero las del Barretismo en Ibagué lo que muestra es que su debilidad de las encuestas es una realidad. Seguramente el nieto del Doctor Lleras Restrepo le dará una nueva oportunidad al ‘barretismo’ de los Asesores Espirituales y sus estrategias logística logren convencer a más de 5.000 personas para que escuchen su discurso antes de la primera vuelta presidencial, ese día al caer la tarde- noche sacará sus conclusiones y decidirá si les aplica el coscorrón.