El candidato presidencial estuvo en la emblemática plazoleta Darío Echandía de Ibagué este lunes en el lanzamiento de la “lista de la decencia” que compite por curules a la Cámara por el Tolima, y para presentar la consulta interpartidista del 11 de marzo, de la que participará con el ex alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo, (tras el timonazo de Clara López).

Clara también estuvo en el escenario, y ratificó que se bajaba de la consulta para buscar “una coalición más grande que no deje quemar la paz en la puerta del odio”. 

 

 

También acompañaron a Petro el escritor Gustavo Bolívar, una de sus fichas para el Senado, el concejal de Bogotá, Hollman Morris, y los infaltables amigos del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, Marco Emilio Hincapié y Nayid Salazar, quienes le hicieron la correría por las emisoras y las barriadas de la ciudad.

 

 

Estas fueron las claves del discurso de Petro en Ibagué.

1. Se monta sobre la disyuntiva “decencia o corrupción”:

Petro dejó entrever que no le dejará el discurso de la transparencia a la “Coalición Colombia”, que lidera Sergio Fajardo, y por el contrario, lo hará una bandera de campaña.

Para ello, el ex alcalde tiene dos incentivos: primero, posicionar su listas a congreso, tanto de Cámara como de Senado. De hecho, la introducción a su intervención versó sobre la “pulcritud” de sus candidatos, “gente que no tiene tacha en su biografía política”

El segundo es el de capitalizar propia imagen personal, pues hasta ahora goza de fama de no tener problemas de corrupción tras su paso por la alcaldía de Bogotá y, como senador de la república, se caracterizó por denunciar a los políticos y empresarios corruptos que se aliaron con criminales para ganar poder político.

El punto de Petro es “quien no apoya a los decentes” (él y sus listas a Senado y Cámara), indirectamente “apoya a los corruptos”, aunque reconoce que “en otras listas también hay gente decente”.

 


Lea también en lapipa.co: 

https://lapipa.co/este-acuerdo-programatico-los/

 

2. Asamblea Nacional Constituyente

Petro no se baja de la constituyente. Aunque revela que es el único mecanismo que le puede asegurar las reformas que quiere hacer y que en su discurso, la paz necesita (esto es, los cinco pilares de su campaña: salud y educación gratuita, transición hacia una economía basada en energías limpias, reforma a la política y a la justicia), en su discurso persiste un currícuo oculto: la gobernabilidad. 

A sabiendas de que difícilmente podría construir mayorías con el Congreso que se elija el 11 de marzo, Petro apuesta a una Constituyente que le permita dar una patada al tablero y volver a repartir las fichas. 

En resumen, para el candidato, “una paz grande, más grande que la que se negoció en La Habana”, está amarrada de las reformas que propone, mismas que dependen de una Asamblea Constituyente (único mecanismo que le daría margen de maniobra en el ejecutivo).

 


Lea también en lapipa.co: 

https://lapipa.co/la-tutela-del-polo-los-verdes-le-sirvio-petro/

3. Se va a disputar el discurso religioso en política

Petro demostró que no le dejará a Vivian Morales ni a Alejandro Ordoñez el uso político de la religión, pero, como es de esperarse, no va por el mismo camino.

La idea de Petro no es que el Estado y la política se sometan a la religión  (que es la línea conservadora Morales – Ordoñez) sino politizar el mensaje cristiano, contextualizando el mensaje de Jesucristo al debate actual de la política colombiana: la paz. 

De hecho, Petro invitó a sus electores a responder con “amor y dulzura” a sus contradictores, “a no alimentar más el odio y la polarización”.

Con esta movida, Petro no solo aplaca la imagen de “comunista ateo” que hace de él la derecha, sino que se acerca a sectores de la iglesia que han mantenido una relación muy cercana con la política, incluso a través de las armas (que han sido simpatizante del ELN, por ejemplo).

 

4. Le da una mordida a los ambientalistas

Mientras crece el distanciamiento entre Guillermo Alfonso Jaramillo con los ambientalistas, quienes terminaron en la lista de la “Coalición Colombia” apoyando la candidatura de Renzo García, Petro le abre un espacio a los candidatos de su lista para que le disputen el monopolio de ese discurso.

Como se sabe, el Comité Ambiental rompió cobijas con el alcalde, entre otras cosas, porque no les cumplió los compromisos de campaña. 

Esa relación terminó de malograrse con la decisión cambiar la consulta popular antiminera por un acuerdo del concejo municipal, que terminó cayéndose en el tribunal administrativo.

Desde ahí la relación ha venido a menos, pero en todo caso, quienes han intentado capitalizar política y electoralmente el triunfo de la consulta popular en Cajamarca y en Piedras han sido los ambientalistas, liderados por García.

En ese sentido, el discurso de Petro este lunes, que palabras más palabras menos, es “la línea” que asumirá su lista a Cámara en el departamento, les abre un espacio para disputarse lo ambiental y, muy seguramente, quitarle votos al Comité.

 


Lea también en lapipa.co: 

https://lapipa.co/la-consulta-que-no-fue/