La secretaria técnica de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas de Colombia, Ginny Alba, presentó un informe en el que se indica que 51 indígenas han sido asesinados entre 2016 y 2017 en el país latinoamericano.

La integrante de la organización destacó que 24 de los homicidios sucedieron durante 2016 y que 27 se registraron del 1 de enero al 31 de octubre de 2017.

Alba manifestó que 5.607 miembros de los pueblos indígenas fueron desplazados de sus territorios durante 2016 y que las cifras de 2017 indican que van 3.366 integrantes de las comunidades originarias que han sido obligados a salir de sus hogares.

La secretaria afirmó que los departamentos desde donde más indígenas fueron desplazados en los últimos dos años fueron Chocó, Cauca, Nariño, Antioquia y Putumayo.

La secretaria destacó que cuatro indígenas fueron víctimas de desaparición forzada en 2016 y siete en los 10 primeros meses de 2017, y aseguró que las comunidades originarias sufrieron 10.151 hechos violentos.

La integrante de la Comisión también denunció excesos de la Fuerza Pública colombiana en las manifestaciones de indígenas y aseguró que se llevaron a cabo acciones con “armas letales que no están en el uso privativo de la Policía en el marco de la protesta social”.

El alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos en Colombia, Todd Howland, aseguró que es necesario que se les ofrezca seguridad a los indígenas desde el Gobierno de Colombia y manifestó que hay intereses políticos que impiden la atención a las comunidades originarias.

Howland también pidió que los reclamos de los indígenas se traten por medio del diálogo en vez de paros y le pidió al Gobierno que cree los canales para atender a las comunidades que acuden a las vías de hecho como un acto de desesperación.

Contexto: Pueblos indígenas y posacuerdo: ¿Más incumplimientos?

“Es muy triste esta información. Sin embargo este documento con recomendaciones da esperanza de que habrá soluciones a estos problemas”, aseveró Howland.

El informe indica que las organizaciones armadas ilegales con actividad en los territorios con presencia de indígenas son el Ejército de Liberación Nacional, la disidencia de la guerrilla desmovilizada de las Farc, el Clan del Golfo, las Águilas Negras, las Autodefensas Gaitanistas y los grupos sucesores del paramilitarismo en Colombia.

Las cifras del informe de la Comisión se basan en el Registro Único de Víctimas de Colombia. Los pueblos indígenas suman en el país más de 1.392.000 integrantes y el informe indica que representan el 2% de las víctimas del conflicto colombiano.

Puede leer: Los indígenas están en desventaja

Agencia Andalou.