Esta semana se conoció la noticia de la “inminente renuncia” del ex candidato a la Gobernación del Tolima, Jaime Eduardo Reyes, a su aspiración a la Cámara de Representantes por el Partido Conservador.

Mucho se ha especulado sobre el asunto, no obstante, la versión “oficial” es que la decisión fue producto de una “reflexión” que hizo junto con su equipo de trabajo, quienes luego de varios meses de recorrer los municipios del Tolima, y en especial, de las reuniones y encuentros sostenidos en la ciudad de ibagué, encontraron un ambiente mucho más favorable para pensar en una aspiración a la Alcaldía de la capital.

Según le ha dicho el mismo Jaime Eduardo a los medios locales, “hay amigos, sobre todo aquí en Ibagué donde tengo políticamente un gran respaldo, que me han planteado la necesidad de un liderazgo en la capital tolimense y avanzar en ciertas tareas”,  lo cual lo habría llevado a declinar a su aspiración al Congreso de la República.

Sin embargo, detrás de la “reculada” existe un conjunto de factores que no se han revelado a la opinión pública y que habrían sido, incluso, mucho más determinantes que lo que ha trascendido en los medios de comunicación.

Conocimos dos:

Lo dejaron sin líderes fuertes

Dentro de esos otros factores no conocidos, se destaca la avanzada política de la candidata del ‘barretismo’ a la Cámara, Adriana Magaly Matiz, quien llegó a la lista conservadora de carambola luego de su periplo por el partido liberal y el centro democrático.

Puede leer: La reencauchada de Iván Hernández con el ‘barretismo’

Según nuestras fuentes, alrededor de cuatro líderes fuertes que integraban el equipo de trabajo departamental de Jaime Eduardo fueron cooptados por Adriana Magaly, y ahora estarían engrosando la nómina de la gobernación.

Fue este “pequeño abrebocas” de lo que sería la contienda al interior del conservatismo, lo que resultó decisivo para el replanteamiento de la candidatura de Jaime Eduardo, quien hasta unas semanas atrás se rehusaba a considerar que la suya sería una candidatura que solo aportaría votos para que la lista conservadora superara el umbral y pudiera conservar sus dos curules en Cámara.

Así las cosas, lo que sabemos es que antes de que fuera completamente devorado por la maquinaria ‘barretista’, Jaime Eduardo prefirió dar un paso al costado y “reencauzar su cauce electoral”.

Una llamada de Jaramillo

Adicional a lo anterior, se tuvo conocimiento de una conversación que Jaime Eduardo habría sostenido con Guillermo Alfonso Jaramillo, el más importante rival político del gobernador Oscar Barreto Quiroga en el Tolima.

Puede leer: Los Jaramillo unirán fuerzas para la Cámara

Lo que conocimos es que el mismo Jaramillo fue quien le insistió que se retirara de su aspiración y postulara su nombre a la Alcaldía de Ibagué.

Aunque varias personas descartan de plano esta información, otras en cambio reconocen que Jaime Eduardo tiene participación burocrática en la alcaldía – a través de Claudia Cerón, ex secretaria de Desarrollo Social y Comunitario y actual funcionaria de la Secretaría de Salud – y que no puede descartarse que Jaramillo pueda ver en él un candidato viable para el 2019.

Y las últimas noticias pueden haberle dado elementos de juicio para que se subiera a ese bus: la posible candidatura a la Cámara de Ricardo Ferro, las recientes declaraciones en contra de Jhon Esper Toledo, la crisis de los liberales – políticamente responsables, junto con otros movimientos políticos, del desfalco de juegos nacionales -, e incluso la falta de un candidato con el suficiente perfil dentro del grupo del alcalde.

Desde este punto de vista, la contienda por la alcaldía de Ibagué adquiere un nuevo panorama y Jaime Eduardo, un hombre bisagra entre las nuevas ciudadanías y las viejas clientelas, puede terminar bien cotizado.

Si bien aun no hay una decisión tomada, la candidatura de Jaime Eduardo a la Cámara sí entró en el congelador y por ahora, las próximas semanas serán de “profunda reflexión” para el dirigente tolimense.

Dado que el ‘barretismo’ ya tiene candidato a la alcaldía en el nombre de Andrés Fabian Hurtado, no sería  extraño que el próximo titular de prensa sea para indicar que Jaime Eduardo renunció al partido conservador para regresar a una “candidatura alternativa”.

Puede leer: En jaque ficha del ‘barretismo’ a la alcaldía de Ibagué