Para el profesor de la Universidad de Carolina del Norte,  el conflicto armado y sus consecuencias son un síntoma de la crisis de ese proyecto civilizatorio, razón por la cual es imposible construir postconflicto desde las categorías propias de la modernidad.

En consecuencia, para Escobar, el post conflicto no debe ser entendido simplemente como un tránsito de la paz a la guerra, sino que es necesario entenderlo como un proyecto crítico del proceso civilizatorio de la modernidad. En otras palabras, el postconflicto es para él un proyecto en el cual sea posible refutar aquellas ideas, valores y políticas propias de la modernidad, que han derivado en un mundo desigual, poco incluyente y violento.

La clave de este proyecto crítico, según Escobar, en el cuestionamiento a los modelos económicos imperantes, ante los cuales hay que pensar y proponer alternativas al desarrollo. Para esto, señala, es fundamental el reconocimiento el pluriverso, es decir el reconocimiento de un mundo conformado a partir de miles de relaciones complejas entre humanos, y también con la naturaleza, o como lo definirían los zapatistas: un mundo en dónde caben todos los mundos. El reconocimiento del pluriverso, según Escobar, permite pensar fuera de las categorías de la modernidad y por tanto pensar en las alternativas políticas, sociales, culturales y económicas. Así mismo, en concordancia con lo anterior, Escobar redefine el concepto de paz como  el diseño para la autonomía y la liberación de la madre tierra.

En suma, la conferencia de Escobar permitió marcar un alto, un respiro, en las discusiones y reflexiones en torno a la paz, para volver a pensar, con otra mirada, algunos de los conceptos que muchas veces damos por hechos. En muchos casos, la saturación de las reflexiones sobre la paz nos hace olvidar que conceptos como paz, desarrollo, postconflicto, etc., en realidad son muy complejos y terminamos por ignorar sus múltiples dimensiones y significados.
Tomado de Centro Interdisciplinario de Estudios sobre Desarrollo