Después de consultar con varios sabedores del entramado del poder en el departamento, LaPipa.co seleccionó a los siete personajes más influyentes del mapa político regional, en términos de votos y burocracia. 

“Líderes políticos”, “barones electorales”, “negociantes de la política”, “estrategas”, “mandamases”, o como quieran llamarles, estos son los hombres (literalmente) con más poder político del departamento.

Oscar Barreto Quiroga

El gobernador es sin duda el hombre más poderoso del departamento, amo y señor del Partido Conservador en el Tolima. Con 229 mil votos logró regresar al Palacio del Mango, al cual llegó por primera vez en el 2007 con el apoyo de Luis Humberto Gómez Gallo y Álvaro Uribe, en aquel entonces con 178.679 votos.

Barreto cuenta con toda la capacidad financiera y burocrática de la Gobernación, además le endosó los votos a su primo Miguel Ángel Barreto para lograr un cupo en la Cámara de Representantes y hoy goza del apoyo político de al menos 26 alcaldías en el Tolima para asegurarle su salto al Senado.

Barreto inició su carrera política como concejal de Ibagué, posteriormente hizo parte de los gabinetes de Rubén Darío Rodríguez y Carmen Inés Cruz, además fue dos veces candidato a la Alcaldía de la capital del Tolima siendo derrotado por Jorge Tulio Rodríguez  y Rubén Darío Rodríguez.

En las elecciones atípicas del 2005 a la Gobernación recibió el apoyo de Gómez Gallo, Carlos García Orjuela y Emilio Martínez, lo cual no le alcanzó para ganarle la puja a Fernando Osorio Cuenca.

La racha de derrotas de Barreto terminó en el 2007 cuando por primera vez llegó a la Gobernación y se autoproclamó “El gobernador más Uribista de Colombia”.

Ya fuera del poder en el 2013 la Procuraduría lo destituye e inhabilita durante 11 años por supuestas irregularidades en la licitación de la vía Líbano-Villahermosa, pero en diciembre del 2014 Barreto fue absuelto por la Procuraduría, y con el fallo en mano inició su campaña para las elecciones de octubre del 2015, logrando el triunfo con el apoyo del Partido Conservador, el Centro Democrático, Opción Ciudadana y el MIRA.

En febrero de este año Barreto fue citado por la Fiscalía a audiencia de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento por los presuntos delitos de contratos en incumplimiento de los requisitos legales, peculado por apropiación y prevaricato por acción.

Barreto salió avante en dicho proceso, se le negó la medida de aseguramiento y pudo continuar en su cargo. Sin embargo, al gobernador le quedan por resolver siete procesos en su contra. Algunos aseguran que esta decisión judicial tuvo que ver con su reciente acercamiento a Emilio Martínez Rosales, el hombre fuerte de Germán Vargas Lleras en el Tolima.

Emilio Martínez Rosales

El abogado Barranquillero es el “mandamás” del Espinal, uno de los hombres de mayor poder en el departamento por ser el más cercano a Germán Vargas Lleras.

Tiene alcaldes en los municipios más importantes del Tolima: Honda, Mariquita, Líbano, Espinal y Guamo, y tiene en su poder la secretaría de Hacienda de Ibagué, a través del ex candidato a la Cámara de Representantes, Juan Espinosa. 

Logró endilgarle los suficientes votos a su hermana Rosmery Martínez para asegurarse una silla en el Senado de la República y busca mantenerla allí.

Además de los cupos indicativos de Rosmery, los alcaldes y las cuotas en la alcaldía de Ibagué, Emilio entra con paso firme a la burocracia departamental a través de la Edat.  Esto por cuenta de sus recientes acercamientos con gobernador, en medio de la incertidumbre que le generó al Barretismo un proceso en la Fiscalía que por poco lleva a Óscar Barreto a la cárcel.

Emilio inició en la política dentro del Partido Liberal siendo cofundador de la tendencia Nuevo Liberalismo en el departamento del Tolima. Logró ser concejal del Espinal en tres oportunidades (durante una década). En ese entonces fue cercano al ex candidato presidencial Luis Carlos Galán y al ex fiscal Alfonso Valdivieso.

En 1989, con el magnicidio de Galán, Emilio se acercó a las toldas del Jaramillismo y en dicha tendencia fue elegido diputado a la Asamblea del Tolima en 1992, corporación que presidió.

En el 94 Martínez da su salto de la Asamblea al Congreso de la República cuando llega como Representante a la Cámara por el Tolima, posteriormente fue nuevamente electo para el periodo 1998 – 2002, siendo ungido como presidente de dicha corporación entre 1998 y 1999.

Martínez no logró terminar su segundo periodo como congresista, pues en el año 2.000 el Consejo de Estado lo despojó de su investidura por otorgarle un millonario contrato al tercero de su lista a la Cámara, además fue inhabilitado de por vida para ejercer cargos públicos.

La mala racha de Emilio no paró allí, en el 2002 la Corte Suprema de Justicia determinó que Emilio Martínez debía responder por el delito de celebración indebida de contratos sin el cumplimiento de requisitos legales.

La Corte encontró irregularidades en la celebración de más de 50 millonarios contratos, así como en dos procesos licitatorios y siete órdenes de compra durante su periodo como presidente de la Cámara. Fue condenado a 16 meses de prisión por peculado culposo.

En el 2008 la Fiscalía Sexta Especializada de Ibagué ordenó la captura de Emilio Martínez quien según testimonios de seis ex paramilitares internos en la cárcel de Picaleña, tenía relación con el Bloque Tolima de las Auc.

Los “ex-paras” dijeron a la Fiscalía que Martínez había pedido apoyo a tres ex comandantes para sus candidatos de Cambio Radical a las alcaldías en Guamo, Rioblanco, Natagaima y Ataco

Mauricio Jaramillo Martínez

En la dirección nacional del Partido Liberal no se toma una sola decisión concerniente al departamento del Tolima sin que la apruebe el ex senador Mauricio Jaramillo.

Este delfín ha liderado durante años la corriente heredada de sus padres: el “Jaramillismo”, que hoy cuenta con una curul en el Senado en nombre de Guillermo Santos Marín, un escaño en la Cámara de Representantes con Ángel María Gaitán y uno en la Asamblea con Carlos Reyes.

A pesar de haber sido derrotado por Óscar Barreto en apretada contienda a la Gobernación, Jaramillo tiene poder en el departamento, control en Cortolima y cuotas en varias entidades, así como el apoyo de alcaldes y concejales.

El abogado Mauricio Jaramillo hace parte de una poderosa familia liberal del municipio del Líbano. Su padre, el médico Alfonso Jaramillo Salazar fue concejal y alcalde del Líbano, gobernador del Tolima, representante a la Cámara, Senador, ministro de Salud y embajador en Noruega, de inmensa trayectoria y recordado por ejercer con decoro la función pública.

Su madre, doña Hilda Martínez de Jaramillo tampoco ha sido ajena a la política. Fue Concejal de Bogotá y senadora por el Tolima cuando aún no existía circunscripción nacional. Su hermano Guillermo Alfonso también cuenta con una extensa trayectoria política y actualmente es alcalde de Ibagué.

En medio de una familia de políticos, Mauricio Jaramillo desde muy joven se dedicó a ese oficio. En 1990 fue elegido representante a la Cámara por el Tolima, en el 92 llegó al Concejo de Bogotá, en el 94 fue elegido Senador con 65.290 votos, en el 98 fue reelegido logrando 56.585 votos y en el 2.002 logró su tercer periodo en el senado con 38.728 votos. En el 2009 fue nombrado secretario general del Partido Liberal.

En 2015 Mauricio Jaramillo se lanzó a la Gobernación del Tolima, su poder se evidenció al lograr reunir gran parte de la clase política alrededor de su candidatura, entre ellos a Emilio Martínez de Cambio Radical y sectores importantes del Partido Conservador como el ala “gomezgallista”, así como la tendencia del Partido de la U liderada por Jaime Armando Yepes.

La pesada “Chipa” no logró mantener la Gobernación del Tolima que quedó nuevamente en manos de Oscar Barreto.

Guillermo Alfonso Jaramillo

El actual alcalde de Ibagué es médico cirujano, aunque gran parte de su vida la ha dedicado a la política.  Llegó a la Alcaldía por el MAIS pero es uno de los máximos líderes del Progresismo. Actualmente goza de una alta popularidad encontrándose entre los alcaldes con mayor grado de aceptación en el país, tiene control sobre el Concejo Municipal y le apuesta a poner un representante a la Cámara en el 2018.

Guillermo Alfonso es el delfín mayor de la familia Jaramillo Martínez, desde su adolescencia acompañó en las lides políticas a su padre, el médico Alfonso Jaramillo Salazar, quien fuera concejal y alcalde del Líbano, gobernador del Tolima, representante a la Cámara, Senador, ministro de Salud y embajador en Noruega.

Su madre, doña Hilda Martínez de Jaramillo fue Concejal de Bogotá y senadora por el Tolima cuando aún no había circunscripción nacional. Su hermano Mauricio es el máximo líder del Partido Liberal en el departamento del Tolima.

Jaramillo dio su primer paso en la política en 1976 cuando fue elegido concejal del municipio de Armero, en el 78 saltó a la Asamblea Departamental del Tolima, en el 82 llegó por primera vez al Congreso de la República como representante a la Cámara por el Tolima con el aval del Partido Liberal, en el 86 fue nombrado Gobernador por el expresidente Virgilio Barco, pero renunció al año siguiente denunciando presencia de paramilitares en el departamento.

Abandonó su actividad política y viajó a Europa en donde se especializó en cirugía cardiovascular pediátrica de las universidades suecas de Lund y Uppsala.

Al finalizar sus estudios de postgrado, Guillermo Alfonso regresa a Colombia y a la arena política siendo elegido senador en 1991, cargo en el que permanece hasta el 93 cuando se retiró del Congreso y del Partido Liberal. 

Fue elegido gobernador del Tolima para el periodo 2001 – 2003 por el Polo Democrático, y en el 2009 vuelve a ser elegido Senador de la República.  En el 2012 Guillermo Alfonso llega al gabinete del ex alcalde de Bogotá Gustavo Petro como secretario de Salud, el año siguiente es nombrado secretario Distrital de Gobierno.

En mayo del 2015 anunció su candidatura a la Alcaldía de Ibagué y con un discurso contra la corrupción logró derrotar en una corta campaña a Ricardo Ferro y a Jhon Esper Toledo, candidato cercano del ex alcalde Luis H. Rodríguez.

Carlos Edward Osorio

Actual representante a la Cámara por el Departamento del Tolima con la mayor votación en la pasada contienda electoral del 2014, con su propia tendencia dentro del Partido de la U, cuenta con el apoyo de los diputados Harold Urrea y Martha Amaya, así como de la concejal de Ibagué Martha Ruiz y varios alcaldes del Tolima.

Con esta plataforma busca dar el salto de Cámara a Senado y entregarle sus votos a Urrea para que sea su reemplazo en la Cámara.

Este abogado de la Universidad de Caldas pelechó políticamente bajo el amparo del exalcalde de Ibagué Jorge Tulio Rodríguez, tiene una amplia trayectoria administrativa, fue jefe del Departamento Jurídico de la Gobernación del Tolima y a título de encargo, Director de Ingresos de la Secretaría de Hacienda Departamental del Tolima, Secretario del Interior y Secretario General.

Durante la Alcaldía de Jorge Tulio, el actual Representante pasó por altos cargos burocráticos. Ocupó el cargo de Secretario Jurídico y Secretario de Gobierno, de manera transitoria ejerció como Secretario de Tránsito y Transporte, Secretario de Hacienda y fue alcalde encargado en varias oportunidades.

En el 2007 Carlos Edward se lanzó a la Asamblea logrando asegurar su curul con 10.600 votos, en el 2010 da el salto a la Cámara de Representantes con 15.451 votos, en el 2014 se reeligió con 35.374 votos, la mayor votación en el Tolima.

Osorio Aguiar busca dar el salto de Cámara a Senado en 2018, pero no la tiene fácil por la competencia de Miguel Ángel Barreto quien con el respaldo político de su primo el gobernador Óscar Barreto, ha logrado arrebatarle el apoyo de varios alcaldes.

Ante este panorama Osorio estaría buscando apoyos en la Costa Atlántica, amparado en los barones electorales de su partido. 

Jaime Armando Yepes

 

El abogado oriundo del municipio de Villahermosa se ha mantenido por tres periodos consecutivos en el Congreso de la República como Representante a la Cámara. En su más reciente elección en el 2014, superó los 30 mil votos, concentrando su fortín político y burocrático en el ICBF.

Yepes militó en el Partido Liberal por más de veinte años y fue cofundador del Partido de la U, al cual pertenece en la actualidad. Se desempeñó como Comisario Nacional de Policía en el Ministerio de Justicia entre 1974 y 1976, de ese cargo pasó a ser auditor en la Contraloría General de la República hasta 1989.

Sus primeros pasos políticos los dio como concejal de Icononzo, fue diputado del Tolima durante el periodo comprendido entre 1990 y 1994. Salió de la Asamblea para lanzarse a la Alcaldía del municipio de Icononzo, cargo que desempeñó entre 1995 y 1997 y repitió en el periodo 2001-2003. En el 2006 llegó por primera vez al Congreso, logrando reelegirse en el 2010 con 18.600 votos, finalmente en el 2014 demostró su fuerza electoral con la segunda reelección como Representante con 30.296 votos.

José Elver Hernández

El representante a la Cámara José Elver Hernández Casas conocido como “Choco” es la figura que le queda a lo que fue la poderosa corriente del “Gomezgallismo” en el departamento del Tolima. Es un hombre de humilde cuna que desde muy joven empezó a trabajar con el ex senador Conservador, Luis Humberto Gómez Gallo, y la matrona Cielo Gallo. 

“Choco” pasó de ser asistente personal de la familia desempeñándose en varios oficios, a hombre de confianza del desaparecido senador Gómez Gallo, quien siempre le aconsejó que se dedicara a estudiar para que ascendiera socialmente.

Lo que pocos imaginaron es que José Elver iba a llegar hasta el Congreso de la República.

Hernández Casas es Administrador Público oriundo de Murillo. En el 2007, logró un espacio en la Asamblea del Tolima obteniendo la mayor votación: 10.789 votos, y se desempeñó como presidente de la duma departamental.

En las elecciones del 2014 con 23.800 votos aseguró su cupo en la Cámara de Representantes, y actualmente está en campaña para reelegirse y mantener la cuota Gomezgallista en el congreso.

Aunque en las pasadas elecciones a Gobernación le hizo ‘coquitos’ a Mauricio Jaramillo, actualmente está muy cerca a Óscar Barreto y tiene la camisa puesta por la candidatura al senado de Miguel Barreto.